Crucifixión

J. Jesús Esquivel
Corresponsal de la revista Proceso en Washington
@JJesusEsquivel 

 

Crucifixión

Washington – Hacer las preguntas adecuadas y necesarias para obligar a los funcionarios públicos a la rendición de cuentas ante sus gobernados es un elemento elemental e irremplazable del periodismo. Las maneras y los estilos de cuestionar a los gobernantes dependen de cada informador.

El auge de las redes sociales ha contribuido al escrutinio minucioso sobre el desempeño de los gobernantes y exige objetividad al ejercicio periodístico.

El periodismo televisivo y de la radio es diametralmente diferente al escrito. Los medios electrónicos limitan en tiempo y espacio a sus reporteros. Al mismo tiempo, la televisión, sobre todo, abre la puerta al protagonismo y es aquí donde algunos colegas pecan de ello. Cuando el reportero se convierte en la nota, se pierde la objetividad.

No creo en el absolutismo ni en el purismo hipócrita y acepto que muchos adolecemos de egolatría.

Tengo años de conocer a Jorge Ramos, el colega y amigo que conduce el noticiero de Univision de la cadena de televisión en español en Estados Unidos. La semana pasada, Jorge asistió a una de las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Muy a su estilo, el reportero cuestionó a AMLO sobre la cifra de muertos como consecuencia del grave problema de inseguridad que azota a México y a propósito de sus críticas al diario Reforma, en el que Jorge escribe una columna semanal.

El pecado de Jorge en la mañanera fue su protagonismo ante AMLO. Él es así, un conductor de un noticiario televisivo que no desaprovecha las cámaras ni las luces, pero sus preguntas me parecen válidas.

En otras ocasiones he escrito respecto a la desacreditación y ataques en las redes sociales que se hacen a quienes cuestionan al presidente.

A Jorge lo crucificaron en las redes sociales. Al conductor de Univision, los defensores de AMLO lo lapidaron antes de enviarlo a la crucifixión.

Jorge fue protagónico en la mañanera de AMLO y aprovechó su estilo para que el presidente le permitiera subirse al estrado a discernir sobre la gráfica que se presentó sobre las cifras de muertos. Risueño el niño y todavía le hacen cosquillas.

El presidente dio pie a que Jorge se luciera con sus preguntas. El diálogo entre ambos se llevó 21 minutos. AMLO mordió el anzuelo.

No estoy de acuerdo en que a Jorge lo acusen de vendido. Cuando ha tenido oportunidad, ha formulado las preguntas necesarias a distintos presidentes de México. Recuerdo una en particular, el 29 de septiembre de 2003, en Nueva York, cuando preguntó en entrevista al ex presidente Vicente Fox si tomaba Prozac. Si en ese momento hubiesen existido como ahora las redes sociales, no dudo que quienes hoy lo crucifican le hubiesen reconocido sus tablas de reportero.

Me pregunto si otros comunicadores de televisión, como Carlos Loret de Mola, Joaquín López Dóriga, Ciro Gómez Leyva o Javier Alatorre, desaprovecharían un foro como el de las mañaneras para lucirse.

Claro que entre estos que mencionó arriba y Jorge hay un mar de diferencia porque cuando pudieron nunca cumplieron con el credo del periodismo objetivo al entrevistar a Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Insisto en el estilo que tienen muchos de mis colegas para ejercer esta bendita profesión del periodismo y subrayó que protagonismo no es lo mismo que ser vendido.

El que esté libre de egolatría que tire la primera piedra.

 

Donativos

Entradas relacionadas

8 comentarios

  1. Felix M. Perez

    Para reflexionar, es cierto.
    Mi desconfianza en Ramos es que -a mi criterio- optaba mas por escenas sensacionalistas frente a las cámaras cuando entrevistaba a altos personajes. Lo cual hacía que perdiera mi credebilidad por el.

    Tal vez es su estilo. Mas aún asi, en un país en donde nosotros, la audiencia, estamos aríscos de tantos palos y trucos no podemos confiar facilmente, no yo, al menos, y prefiero mantenerme al margen.

    Por otro lado, es muy cierto que a AMLO se le defiende hasta con los dientes de aquellos que lo ponen bajo presión. Por ello hará des las suyas en un pueblo sumiso lleno de hartazgo que sueña con la esperanza, llenito de pobreza, tragedias, odio y violencia, que rie, llora y mata.

    Contestar
  2. Miguel Novelo

    Te equivocas, un periodista no se luce, un periodista no está en contra del presidente está a favor de la verdad, y éste pendejo está lejos de la verdad, es un farsante, es parcial por lo tanto no tiene credibilidad.

    Contestar
  3. Yuri Vargas

    Tu comentario no es objetivo. Y ese es otro de las predicamentos esenciales del periodismo. Jorge Ramos no hizo preguntas: hizo una sola pregunta que reformuló hasta la náusea para provocar al presidente. Y no: no cayó el PG, porque ese circo que armó era una estrategia para hacer ver al presidente como un tipo autoritario y prepotente, y eso sencillamente no ocurrió. Les debería dar vergüencita a ambos: al payaso (Ramos) y al palero (tú).

    Contestar
  4. Jesus

    Como si no supieran a lo que se refiere con el “ya saben”, pues a la critica que recibiran de la misma gente si se pasan de la raya y recurren a calumnias y shows en vez de argumentos y respeto a las formas civicas de preguntar y dejar responder.
    Solo parece que en lugar de investigar y hacer valer sus argumentos con veracidad documenttada ahora muchos periodistas solo estan gastando su energia en buscar sacar de contexto los dichos del presidente para con eso generar notas incidiosas de bajo nivel periodistico, solo para alimentar el odio de la oposicion. Que pobre nivel y es por eso que la gente misma los pone en su lugar, a demas no aguantan nada, lloran demasiado y se victimizan, pobrecitos!

    Contestar
  5. Armando López Juvera

    O sea, porque él es así ¿hay que tolerarle todo?. El tipo fue sólamente a provocar y a sacar un pedo que seguramente traía atorado desde que AMLO se negó a desconocer a Maduro como presidente constitucional de Venezuela. El numerito del “perdiodista” ante Maduro lo mostró tal cual: Fifí reaccionario, protagónico, algo patólogico y finalmente patético. Sin que viniera al caso inició su show en la mañanera informando que aun no le regresaron sus cosas en Venezuela y espetándole al presidente que Maduro es un dictador aunque a él no le guste llamarlo así. Respeto tu solidaridad gremial con Ramos, pero creo que con el puro silencio ya le habrías otorgado más apoyo del que merece.

    Contestar
    1. Felix M Perez

      Disculpa Armando. Aunque estémos en desacuerdo con Ramos mo quiere decir que invoquemos a otros a “guardar silencio” . Tampoco estoy de acuerdo von el LINCHAMIENTO en las redes sociales.

      Si se nos brinda un espacio para opinar, intercambiar y aportar ideas y diferencias, este puede ser aprovechado correctamente. La manifestacion de nuestro pensamiento es escencial en una Democracia. Despues de todo de eso se trata, o no?: de construir,

      Contestar
  6. Daniel HC

    Pues se vio agresivo como nunca y su protagonismo por sobresalir es inaceptable para millones que vemos como todos los días justo Andres está buscando el cambio requerido, no más y no menos como para sólo ser presa de arranques de comunicadores

    Contestar
  7. Héctor Cepeda Guerra

    El escándalo vende. ¿Qué vende? Noticias, nadie vive más cerca de la mentira que los publicistas y medios. Sólo un tonto podrá decir que Jorge Ramos llegó ahí para ejercer un periodismo blanco y honesto. La entrevista fue pacífica porque el Presidente tiene experiencia en lidiar con los escandalosos desde muy joven. Esa es la razón por la que el escandaloso de Krause, con todo el montaje de un supuesto rigor académico, que yo francamente le concedí cuando leí el prólogo de La Ciudad de los Palacios, obra de tres tomos de Tovar y de Teresa, El prólogo avala ese rigor académico. Pero usar el intelecto para enriquecerse calumniando y dictando línea a publicistas y medios para urdir con desprestigio a la persona de AMLO o a cualquier otra, es sinceramente vergonzoso . Nuestro Presidente, fue tolerante, justo y discreto, pero tan terco como el periodista. Andrés Manuel, como se hace llamar es un presidente atípico que sabe comunicarse con el pueblo y le ha dado un gran golpe, a los bolsillos de los publicistas y de los medios. En cuanto a Reforma se refiere el texto, por razones especiales de mi caso, todas de orden ético, me veré obligado a guardar el detalle. Pero el Lic. Alejandro Junco de la Vega, le tengo un respeto irrestricto por su brillante inteligencia y su capacidad de trabajo y coordinación de muchas áreas muy especializadas. Alejandro es un ser… que charlando con la familia en la cena, recitó de memoria partes de los textos de Shakespeare, Tiene una brillante mente ingenieril, es el ingenio encarnizado, pero al igual que Krause, están malditos. Quien bien-dice es bendito y el que mal-dice es maldito. Ambos personajes son instrumento del mal y Jorge Ramos es un peón en el tablero o simple mercancía en el mercado del escándalo. Yo no le doy mayor categoría porque no la tiene. Comento esto porque libremente puedo hablar de Shakespere y no necesito detalle alguno, necesito que Ud. lo compare con Cervantes, uno es idealista, el otro pasional con egos patológicos y trágicos sus personajes aman el mal. Son malditos. Los personajes de Cervantes son seres que se llenan de nobleza en sus sentimientos. Ante la adversidad sigue viendo cosas inexistentes por lo buenos que son, el casi famélico Rocinante cargó en sus huesos a un soñador, al más excelso caballero de toda la Lengua Hispana. Por último, quien ama a Shaquespeare, ama también el cuño de su expresión, la agudeza y profundidad de su pensamiento y la liga extraordinaria con la que une los acontecimientos.
    Héctor Cepeda Guerra.
    [email protected]

    Contestar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *