Sorry, your browser does not support inline SVG.
Sorry, your browser does not support inline SVG.

Acoso sexual y encubrimiento en la UNAM: el caso de Prepa 6

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Compartir:

Acoso sexual y encubrimiento en la UNAM: el caso de Prepa 6

Paola Atziri Paz

“Fue mi profesor de Lengua Española en cuarto año de prepa, acosaba al 90 % de las niñas en mi salón. A mí me pasaba lista diciendo la sexy”. Este es sólo un testimonio de las decenas de casos de alumnas que soportaron acoso dentro de la Escuela Nacional Preparatoria Plantel 6 “Antonio Caso”, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México, una de las instituciones más reconocidas en América Latina.

Las conductas misóginas no excluyen institución, escenario, profesión o preparación educativa alguna. A raíz de las recientes acusaciones en redes sociales con el hashtag #MeTooMx en contra de escritores, periodistas, músicos y activistas debido a acosos, abusos e incluso violaciones, alumnas y exalumnas de la Prepa 6 denunciaron públicamente a profesores que han ejercido algún tipo de violencia contra ellas, incluso casos que datan de hace más de 20 años.

“Entré a la prepa en agosto de 2012, Erick “N” me dio clase de Lengua Española en 2015, yo venía de una escuela en donde se podía tener confianza y ser amigable con los profesores. Un día me dijo: ¿te llegó mi mensaje?, yo le respondí que no y más tarde le pregunté por Facebook qué me había escrito, porque además nos hizo agregarlo a esa red social con el argumento de que tendríamos mejor comunicación para cuestiones de la clase. Entonces él me escribió: “Que quiero todo contigo, jajaja”. Yo le respondí: “como el comercial de cablevisión”, en ese entonces estaba de moda un anuncio que decía eso. Yo tan sólo tenía 15 años y no sabía qué responder frente un acoso,  sobre todo de parte de una autoridad. Pensé en muchas cosas pero decidí no decirle nada por miedo”, relata Karla, víctima de acoso para Rompeviento TV.

 

Actualmente ella tiene 22 años y se organizó con más mujeres para visibilizar el acoso que sufrieron durante su estancia en Prepa 6, un problema que se repite al interior de la mayoría de planteles de la UNAM. La tarde del miércoles 27 de marzo se reunieron y pegaron carteles con testimonios escritos en el muro de la entrada de la escuela.

“Tenía 15 años y solía morderme las uñas en situaciones de estrés. Una vez resolviendo un examen, Erick dijo algo que no escuche, a lo que respondí “¿Qué?, entonces Erick dijo “está bien que estés bien sabrosa pero  no te comas”, se lee en una hoja pegada en las inmediaciones de la preparatoria.

“A ÉL NO LE HACEN NADA, YA TODOS SABEN CÓMO ES”

El profesor Erick “N” imparte la materia de Lengua Española en el turno matutino en la preparatoria Antonio Caso, al menos desde 1997.

Según testimonios, el profesor se presentaba durante el inicio de clases como alguien confiable, amigable e incluso bromista. Sin embargo, si alguien le respondía o no hacía lo que él les solicitaba, entonces tomaba represalias en contra de ellas o ellos.

Fernanda, a quien el profesor pasaba lista diciendole la sexy, relata que un día un amigo decidió defenderla y responderle al profesor con un “se llama Fernanda” y que a partir de ese momento el maestro tomó represalias contra él y sus calificaciones, pese a ser unalumno con alto rendimiento académico.

Erick obliga a sus alumnos a comprar un libro que él escribió, de lo contrario, los saca del salón. Sube puntos si van a obras de teatro donde él actúa. Obliga a los alumnos y alumnas a hacer lecturas de pasajes de libros con contenido erótico y sexual explícito, que bajo el contexto de acoso que ejerce se torna incómodo para las alumnas. Pese a que el ejercicio de poder lo aplica sobre hombres también, a las mujeres las acosa:

“Estuve con él en lengua española en cuarto, yo y dos o tres niñas más éramos siempre el ejemplo en oraciones en las que se refería a nosotras como guapas”, cuenta Ximena con un tono de desprecio. “Un día me operaron y tuve que estar en cama mucho tiempo, entonces se me hizo una buena idea avisarle por Facebook que iba a faltar un buen rato, a lo que contestó: “sí, no te preocupes. Sólo te pido que regreses más sexy, obviamente no le respondí. Cuando volví a clases, me había pintado el cabello, en cuanto llegué al salón me dijo: “órale, ¿qué te hiciste en el pelo?, sí regresaste más sexy”. Me dio el repele más feo en mi vida”, continúa contando Ximena, exalumna de Prepa 6 de la generación 2013.

Todos los testimonios recopilados coinciden en que las víctimas no denunciaron porque temían que las autoridades y él tomaran represalias contra ellas, como reprobar la materia. Además, todos sabían que el profesor gozaba de cierta inmunidad ante las autoridades del plantel. “No fui a denunciar porque todos me decían que a él nadie le hacía nada, que ya todos sabían cómo era, incluso el abogado Omar Soto, quien también da clase en la prepa de Derecho y hace comentarios misóginos en clase”, asegura Karla.

20 AÑOS DE ACOSO, OMISIONES Y ENCUBRIMIENTO

Aunque la mayoría de denuncias proviene de las tendencias recientes en redes sociales, el historial de acoso y violencia sexual del profesor no se limita al presente. Mónica Carmona, alumna de Erick en 1997, vivió en carne propia el acoso sexual en la UNAM.

“Yo lo tuve de profesor en 1997, tenía 14 años y me acosaba. Les decía a mis amigas que yo le gustaba, luego me preguntaban ellas que si no me gustaba a mí, que si yo era virgen y que si andaría con él. Mis amigas me decían que yo debía andar con él pero yo siempre le tuve miedo”, relata Carmona, quien ahora tiene 36 años.

En ese entonces el maestro tenía 27 años. De acuerdo con los testimonios, se hacía pasar por un adolescente y simulaba ser amigo de sus alumnos:

“Un día en una fiesta organizada por él, recuerdo que nos presentó a sus supuestos hermanos, que se sentaron cerca de dos compañeras de mi edad, les dieron bebidas y después terminaron llevándoselas y encerrándose con ellas. Yo no bebí nada, así que aún estaba en mis cinco sentidos. Unos minutos después, cuando me percaté de lo que estaba pasando me quise ir de la fiesta, busqué mi mochila, pero alguien me dijo que la habían llevado a una habitación. Yo fui por mi mochila y el profesor me siguió, entró a la recámara y se acercó, pero tomé la mochila y me salí rápido. Él me alcanzó y me besó asquerosamente, sólo sentí mucho asco, pero no sabía cómo expresarlo, así que sólo le dije que me tenía que ir. Salí y él fue atrás de mi, me tomó de la mano y me dijo que yo era su “bebé” y que le gustaba mucho”, explica Mónica sobre el profesor, en ese entonces diez años mayor que ella, quien después de lo sucedido la siguió presionando para que salieran.

La insistencia terminó cuando Carmona le dijo que sabía que él tenía novia y que no saldría con él. Sin embargo, ella nunca volvió a estar tranquila en su escuela. “Desde ese día todo lo que hice los tres años de prepa fue esconderme de su presencia”, afirmó con coraje la exalumna, a la vez que señaló que es lamentable que casos como el suyo aún sigan sucediendo.

Según Mónica, las autoridades tienen conocimiento de los hechos desde aquella época. Carmona recuerda que después de la agresión sufrida firmó un documento dirigido a la entonces directora Isabel Gutierrez Fuster, donde diversas alumnas acusaban a Erick, pero fueron ignoradas y él fue encubierto.

LA RESPUESTA DE LA UNIVERSIDAD

Después de conocer distintos testimonios, Rompeviento TV buscó una entrevista con el director de la ENP 6, el Mtro. Isauro Figueroa Rodríguez, pero no obtuvo respuesta.

“Ahorita como no ha habido información oficial, incluso entre nosotros, no tenemos permitido divulgar información en este momento. De hecho estamos al pendiente de la Coordinación de Comunicación de la UNAM”, declaró Sergio Reynosa, secretario particular del director.

Frente a la presión de las alumnas, las autoridades académicas emitieron un escueto mensaje en línea donde aseguraron, tomarían “medidas urgentes de protección provisionales por la probable comisión de conductas contrarias a nuestra Legislación, cometidas por un academico”.

Rocío, de 42 años, madre de una exalumna de la generación 2013-2015 y testigo del acoso y los abusos que cometía el profesor, señaló que lo denunció desde la administración pasada sin respuesta alguna. El pasado 27 de marzo cuando las alumnas y exalumnas realizaron un tendedero de denuncias, Rocío logró hablar con algunas autoridades, con el Arq. Sergio Ramírez, Secretario de apoyo a la comunidad y con el Maestro Daniel Mendoza, Secretario General del plantel, pero en todo momento fue tratada con hostilidad y desconfianza. Ante la actitud reprobable de los servidores públicos, tuvo que repetir y enumerar en varias ocasiones las razones por las cuales estaba ahí:

“Yo necesitaba, al igual que toda la comunidad universitaria, padres de familia y sociedad en general información veraz y oportuna de todos los servidores públicos (…) únicamente se limitaron a decirme que el profesor Érick “N” estaba en suspensión de actividades académicas”.

Según Rocío, unas alumnas vieron que el profesor acusado públicamente había sido llevado en una patrulla, por lo que cuestionó a las autoridades si habían solicitado apoyo a la policía para retirar del plantel al profesor bajo resguardo, pero le dijeron que no, y frente a las exigencia de la madre de familia de aplicar el protocolo de género, le respondieron que tenían prohibido dar mayor información. “¿Qué trato están recibiendo nuestros jóvenes universitarios? ¿A ellos los respetarán igual o menos que a mí?”, dice Rocío a quien en un principio se le había negado la entrada por ir vestida con ropa deportiva.

El caso del profesor Erick N no es el único que se ha denunciado: también existen testimonios de comentarios machistas de los profesores Roberto Adriano Islas Carpizo y Froylan López Narváez.

De acuerdo con la información recabada por Rompeviento TV, al momento existen al menos 7 denuncias en la Unidad para la Atención y Seguimiento de Denuncias Dentro de la UNAM. 

Imagen en portada: Ana Karen Flores (@efe_de_efe)

Rompeviento TV

Rompeviento TV

Rompeviento TV es un medio de comunicación, crítico e independiente, con la finalidad de aportar a nuestro auditorio información veraz y elementos de interpretación y análisis de lo que sucede en México y en el mundo.

Rompeviento TV

Es un medio de comunicación digital crítico e independiente.

En Rompeviento TV damos fuerte cobertura a la precaria situación que viven millones de personas en México debido a la violencia, la inseguridad, la corrupción y la impunidad que ha imperado en México.

Rompeviento TV se transmite en televisión abierta en siete estados de los Estados Unidos de Norteamérica.

Tu apoyo nos permite:

1- Ampliar las coberturas informativas sobre seguridad, DH, corrupción;

2- Fortalecer el área de investigaciones especiales.