Sorry, your browser does not support inline SVG.
Sorry, your browser does not support inline SVG.

¿Quién es periodista?

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Érika Paz

Periodista, doctoranda en Ciencia Política por la UNAM

Facebook: Érika Paz / Twitter: @paz_eri 

 

 

 

¿Quién es periodista?

 

Uno de los obstáculos que enfrenta el reconocimiento de los asesinatos de comunicadores en México es la falta de consensos en la definición de quién es periodista. Pese a que la Ley de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas ofrece una descripción, las autoridades de los tres órdenes de gobierno no reconocen a todas las víctimas.

El pasado lunes la organización Reporteras en Guardia en conferencia de prensa informó que en los meses de gobierno de Andrés Manuel López Obrador son 13 periodistas asesinados y exigió al gobierno federal reconocer y atraer la investigación de todos los casos, toda vez que la exclusión vulnera aún más el ejercicio del periodismo.

El conteo del número de periodistas asesinados en México difiere entre organizaciones y organismos de Estado,  Artículo 19 y Reporteros sin Fronteras contabilizan seis periodistas asesinados en la actual administración, la Secretaría de Gobernación (Segob) nueve, y Reporteras en Guardia 13. Un asunto no menor que requiere de una seria intervención institucional del gobierno federal para diseñar estadísticas fidedignas y desagregadas por género, edad, tipo de medio de comunicación, tipos de cobertura, modalidad de contratación (si la había) etcétera.

Necesitamos conocer cuáles son las razones para atraer algunos casos y el por qué se excluye a otros, recordemos también que la constante por parte de las fiscalías de las entidades federativas ha sido descartar la línea de investigación relacionada con el periodismo de un significativo número de asesinatos de periodistas, sin dar a conocer entonces bajo qué línea de investigación se persiguen sus homicidios.

La impunidad es otro de los retos a superar, a nivel mundial en los últimos 20 años alcanza el 88 por ciento, como recuperan Heyns y Srinivasan, académicos especialistas en derechos humanos y quienes han realizado investigación a nivel mundial. En México y de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) la impunidad  es del 98%.

Pese a que México se ubica entre los países más letales para la prensa a nivel mundial, sólo después que Siria o a la par de países en guerra como Afganistán o Irak, la omisión por parte de las autoridades para atender el problema se suma a la ausencia de respaldo de los medios de comunicación y de periodistas con proyección nacional o internacional, para quienes la libertad de expresión, la libertad de prensa, el derecho a comunicar o estar informados, sólo está en riesgo si al presidente se le ocurre hablar de una prensa fifí o de periodistas y medios de comunicación que han recibido millonarias sumas por concepto de publicidad oficial.

No olvidemos que a los grandes medios nacionales los “controlan” familias como Junco, Vargas Gómez, Ealy, Azcárraga, Salinas Pliego, Vázquez Raña, entre otras, y no es ninguna coincidencia que hayan sido, por décadas, los consentidos de las administraciones anteriores.

Medios de comunicación que poco informan sobre las condiciones de adversidad en las que laboran periodistas en estados como Guerrero, Tamaulipas, Sinaloa o Veracruz,  quienes por medio de la noticia y la información protegen territorios y defienden derechos humanos, y qué decir de las diferencias de género en el ejercicio del periodismo o las agresiones de las que son víctimas las mujeres periodistas.

Ayer, en su habitual conferencia, López Obrador recordó la frase “Mátalos en caliente” del dictador Porfirio Díaz y la práctica de “maiceo” para silenciar no sólo a periodistas,[1] “sino en general, por eso los elevadísimos sueldos de funcionarios públicos” dijo. Sin embargo, al igual que las empresas periodísticas, el presidente dedica mucho tiempo a susceptibilidades heridas por sus dichos y muy poca atención a las agresiones y asesinatos de periodistas.

Entonces, ¿quién es periodista? ¿Sólo aquellos que reciben sumas del erario público?, ¿aquellos que gozan de cierta fama?, ¿los que invitan al café en sus casas a funcionarios públicos?, ¿los que presumen un título?, ¿los que se granjean la confianza de políticos?… Nos toca construir una definición más plural y en plural.

Facebook: Érika Paz / Twitter: @paz_eri  

[1] En respuesta a Ricardo Rocha, director del Canal del Congreso de la Ciudad de México.

Compartir:

Érika Paz

Érika Paz

Periodista​; Maestra en Estudios Políticos y Sociales por la UNAM; cuenta con estudios en la Universidad Autónoma de Barcelona; asesora parlamentaria en la Cámara de Diputados 2015-2018; de 2018 a la fecha, asesora externa en la I Legislatura de la Ciudad de México; actualmente es doctoranda en Ciencia Política por la UNAM.