Sorry, your browser does not support inline SVG.
Sorry, your browser does not support inline SVG.

¡Que cierre la frontera!

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Compartir:

J. Jesús Esquivel
Corresponsal de la revista Proceso en Washington
@JJesusEsquivel

 

¡Que cierre la frontera!

 

Washington – La nueva escalada de ataques de Donald Trump al gobierno de México por no hacer nada para contener el flujo de migrantes centroamericanos a Estados Unidos, es apenas el principio de lo que se espera será el blanco preferido del mandatario estadounidense a partir de ahora y hasta noviembre de 2020.

Trump desea que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador le haga el trabajo sucio para poder cumplir promesas electorales que lo ayuden a reelegirse como presidente de los Estados Unidos.

Con provocaciones y amenazas de cerrar la frontera, incluso esta misma semana, Trump espera que AMLO ceda y actúe conteniendo a los centroamericanos para que no puedan entrar a las garitas fronterizas estadounidenses a pedir asilo.

El Buró de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) anunció que sus capacidades de procesamiento de solicitantes de asilo están rebasadas en un 300 o 400 por ciento.

Esto significa que el CBP no puede seguir teniendo en refugios temporales a miles de centroamericanos cuyas peticiones son procesadas. El organismo advierte que acatando las leyes de asilo estaría obligado a dejar en libertad a los peticionarios centroamericanos dentro del territorio estadounidense hasta que se resuelvan sus casos.

El proceso de aceptación o rechazo de asilo en Estados Unidos puede resolverse en seis meses o tardar hasta seis años. Liberar a los centroamericanos es la peor pesadilla para Trump.

El mandatario no sólo estaría incumpliendo con la promesa que hizo a su base electoral de expulsar a todos los inmigrantes indocumentados y negarle el asilo a los centroamericanos, además, la liberación de estos ocurriría en plena temporada electoral, lo que sería contraproducente para sus aspiraciones de derrotar a los demócratas en noviembre de 2020.

De hecho, la semana pasada se dio la primera ocasión en que Trump arremetió contra el gobierno de AMLO con el mismo tono y énfasis que utilizaba para golpear y presionar al de Enrique Peña Nieto.

Cerrando la frontera, Trump considera que doblegaría a AMLO para que convierta a México en filtro migratorio de los Estados Unidos.

El multimillonario presidente aspira a que el gobierno mexicano se transforme en refugio temporal por años y meses de cada uno de los migrantes centroamericanos cuyas solicitudes de asilo se procesan en cortes migratorias de la Unión Americana.

No sólo eso, Trump presiona para que AMLO cierre la frontera sur de México a las caravanas migrantes y prohíba a los centroamericanos que ya están en la frontera norte que entren a los puentes internacionales para solicitar asilo.

AMLO se ha contenido para no responder a los ataques, denuncias y quejas de su homólogo, que pretende amurallar la frontera. La pregunta es: ¿cuánto tiempo más podrá resistir López Obrador?

El presidente mexicano es de mecha corta. El pragmatismo es la clave para ignorar con dignidad las provocaciones de Trump.

Que cierre Trump la frontera sur si así lo desea. Las consecuencias económicas se sentirán en su país y en el nuestro.

Sin embargo, en plena temporada electoral en los Estados Unidos, los demócratas no dejarían pasar una oportunidad de esta naturaleza y magnitud para socavar las posibilidades de reelección de Trump.

Estados Unidos padece un enorme déficit comercial; los efectos del cierre fronterizo engordarían los problemas económicos de los estadounidenses. Piensen nada más en el caos que causaría a los comercios, al sistema de transporte, a las fábricas, a los supermercados, a los bancos y a todo lo imaginable que en Estados Unidos depende del flujo de personas y divisas que genera la frontera con México.

Hasta el estado de Texas, que es una entidad republicana, terminaría pagando los platos rotos de un berrinche electoral de Donald Trump.

¡Que cierre la frontera, pues!

 

 

 

Jesús Esquivel

Jesús Esquivel

Periodista y escritor. Desde el año 1988 es corresponsal de la revista Proceso en Washington. Licenciado en Periodismo. Es autor de los libros “La DEA en México”; “La CIA, Camarena y Caro Quintero”; “Los narcos gringos” y: “El Juicio. Crónica de la caída del Chapo”.

Rompeviento TV

Es un medio de comunicación digital crítico e independiente.

En Rompeviento TV damos fuerte cobertura a la precaria situación que viven millones de personas en México debido a la violencia, la inseguridad, la corrupción y la impunidad que ha imperado en México.

Rompeviento TV se transmite en televisión abierta en siete estados de los Estados Unidos de Norteamérica.

Tu apoyo nos permite:

1- Ampliar las coberturas informativas sobre seguridad, DH, corrupción;

2- Fortalecer el área de investigaciones especiales.