Sorry, your browser does not support inline SVG.
Sorry, your browser does not support inline SVG.

Ofrecen recompensa de 300 mil pesos para encontrar al feminicida de Diana en Chimalhuacán

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Compartir:

A más de dos años del feminicidio de Diana Velázquez Florencio en Chimalhuacán, Estado de México, la Fiscalía General del Estado de México ofreció una recompensa de hasta 300 mil pesos para poder ubicar al responsable de este asesinato.

En entrevista para Rompeviento TV, la mamá de Diana, Lidia Florencio, afirmó que la Fiscalía se tardó un año para emitir el boletín de recompensa a pesar de que se comprometió a hacerlo desde hace un año y enfatizó que espera que esto pueda ayudar a que haya verdad y justicia para ellas. A través del Acuerdo 09/2019, publicado en el periódico oficial el 2 de julio de este año, la dependencia autorizó la recompensa para obtener información que ayude a encontrar al responsable del feminicidio de Diana.

Entre tanto, doña Lidia contó que la Fiscalía Especializada en Feminicidios del Edomex pospuso la cita que tenía el pasado 1° de octubre para entregarle informes sobre la investigación del feminicidio de su hija y señaló que ha tenido que insistir en esta instancia para que la atiendan o le den alguna fecha para revisar el caso.

Al preguntarle sobre la respuesta de los vecinos cuando ella y Laura, hermana de Diana, salen a pegar los boletines de la recompensa, resaltó que sólo algunas personas ven o leen el anuncio, mientras que otras suelen ignorarlo e incluso se han encontrado con personas que no permiten pegar la hoja de papel en sus casas o locales. Los mil boletines que han logrado imprimir para pegarlos en las diversas colonias del municipio mexiquense fue con el apoyo de la abogada que las ha acompañado en el caso.

Indolencia y dilación, la constante en el Edomex

Diana Velázquez Florencio fue desaparecida y asesinada la madrugada del 2 de julio de 2017 en Chimalhuacán, Estado de México. Diana acababa de cumplir 24 años, como muchas jóvenes tenía muchos proyectos de vida, entre ellos terminar su preparatoria; le gustaba leer historias de terror, escuchar música y andar en bicicleta.

A pesar de que la familia de Diana acudió a primera hora del 2 de julio a la Procuraduría General de Justicia de Chimalhuacán para levantar la denuncia por desaparición, en esta institución se le negó la solicitud al responderle que debía esperar 72 horas para realizarla y se revictimizó a la joven con comentarios que muchas madres de mujeres desaparecidas en el país han tenido que escuchar: “se fue de fiesta o con el novio”.

Desde ahí comenzó la indolencia de las autoridades, ya que de acuerdo con el Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Investigación del Delito de Desaparición Forzada, los Ministerios Públicos no deben esperar hasta ese momento para levantar la denuncia formal, en tanto que existen medidas que deben implementar los policías, peritos entre las 24 y 72 horas.

Fue Lidia Florencio, madre de Diana, su hermana Laura, su padre y otros familiares quienes en medio de la angustia y desesperación, salieron a buscarla a la calle y a los hospitales, entre otros lugares. Además, su familia llamó durante horas a los dos teléfonos celulares que Diana tenía; finalmente una mujer contestó uno de estos y dijo que lo había comprado en un lugar cerca de su casa.

Ante esto, la señora Lidia y Laura volvieron a la Procuraduría para insistir que les tomaran la denuncia. Luego de cuatro horas, sólo les entregaron un fotovolante provisional, el cual ellas mismas comenzaron a pegarlo por toda la zona, y las autoridades les pidieron que volvieran al siguiente día para levantar la denuncia formal. Al siguiente día acudieron a la Unidad Especializada contra la Violencia Intrafamiliar y de Género, donde también levantaron la denuncia. En esta instancia ellas pidieron que se rastrearan los teléfonos de Diana y se obtuviera la sábana de llamadas, pero les respondieron que eso tenía que hacerse en la Procuraduría de Nezahualcóyotl.

Lo que siguió fue una continua violación a los derechos de la familia para acceder a la justicia y al Protocolo Homologado, ya que el MP no solicitó la sábana de llamadas como correspondía. Lidia explicó que fue hasta después de un año que las autoridades solicitaron dicha información.

A cuatro días de que Diana desapareció, el 6 de julio, mientras Laura realizaba trámites para la búsqueda de su hermana, quiso quitarse la inquietud y descartar cualquier posibilidad de que ella estuviera en el Servicio Médico Forense (SEMEFO), así que preguntó si ahí tenían reportada a alguna joven con sus características. Después de mucho tiempo la atendieron y le enseñaron una foto de una mujer que encontraron en Chimalhuacán, entonces Laura supo que era su hermana.

Laura narró que fue ella quien bajó a un cuarto en el SEMEFO para identificar a Diana y detalla que el cuerpo de su hermana al igual que el de los otros que ahí tenían, lo tenían sin algún tipo de cuidado, desnudo en el piso y sin refrigerar o con alguna sábana. Debido al alto grado de descomposición en el que se encontraba Diana, fue muy difícil para Laura identificarla, pero pudo hacerlo cuando vio su cabello peinado con las trenzas que siempre solía hacerse.

“Ahí las tienen tiradas en el piso, como si fueran cualquier cosa, ni siquiera una manta para que cubrieran su cuerpo. Sobre los cuerpos de nuestras hijas se cometen muchas violaciones, las tratan como si fueran basura y eso a las autoridades no les interesa, ¿por qué de ese modo tratan a los cuerpos de nuestras hijas después de que son asesinadas, denigradas, violadas, tiradas en las calles como si fueran desechos? Todavía el gobierno no tiene la capacidad de tener un lugar digno a donde lleguen sus cuerpos y sean tratados con respeto”, aseguró la señora Lidia con la voz entrecortada.

Asimismo, la ropa no fue preservada ni analizada para realizar alguna investigación como se debía para dar con el responsable aunque la joven fue encontrada con evidentes señales de violencia. El lugar donde se encontró el cuerpo de Diana, ubicado en la calle Francisco I. Madero, tampoco fue resguardado, a lo que se suma que ahí los patrulleros aseveraron que se trataba de un hombre.

Chimalhuacán ocupa el primer lugar en feminicidios, con 2.4 casos por cada cien mil habitantes, según cifras oficiales. Es de los 11 municipios mexiquenses que cuenta con la Alerta de Violencia de Género desde 2015. Pese a esto la violencia feminicida no ha disminuido.

Para conocer más sobre el caso de Diana, puedes ver “A 2 años del feminicidio de Diana en Chimalhuacán”. 


Luz María León

Luz María León

Licenciada en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, periodista enfocada en abordar temas sobre derechos humanos, desapariciones forzadas, violencia de género, feminicidios, megaproyectos y procesos organizativos de los pueblos originarios.