Sorry, your browser does not support inline SVG.
Sorry, your browser does not support inline SVG.

Ofrece Estado disculpa pública a Martha Alicia, exmilitante de la Liga Comunista 23 de Septiembre y sobreviviente de la Guerra Sucia

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Compartir:

Imagen: Vanguardia

Martha Alicia Camacho Loaiza, exmilitante de la Liga Comunista 23 de Septiembre y sobreviviente de desaparición forzada y torturas por parte de militares durante el periodo conocido como Guerra sucia, hoy recibió disculpas públicas del Estado mexicano.

El 19 de agosto de 1977, Martha Alicia, quien tenía siete meses y medio de embarazo en ese entonces, fue detenida y desaparecida junto con su esposo, José Manuel Alapizco Lizárraga, por elementos de la IX Zona Militar, policías estatales y miembros de la Dirección Federal de Seguridad Culiacán, Sinaloa, por ser integrantes “de un grupo subversivo denominado Liga Comunista 23 de Septiembre”.

Martha fue torturada, obligada a presenciar la tortura y ejecución  de su esposo, cuyo cuerpo fue desaparecido, asimismo forzadaa a dar a luz en condiciones infrahumanas en la misma zona militar. Tras 49 días, recuperó su libertad luego de que sus padres pagaran un rescate.

“A mi esposo lo mutilan, lo castran delante de mi. Me avientan sobre su cuerpo y me levantaban la venda por instantes. Él estaba prácticamente muerto, pero su cuerpo estaba aún caliente y la sangre fluía, pero llega un momento donde él ya no responde… 4o días después nace mi hijo… me rasgan hacia abajo, hacia el ano. Al momento de sacar al  niño, me lo muestran y le ponen una metralleta en la cabeza y me dicen “mira a tu hijo, quiero que veas el bautizo, lo primero que esta sintiendo es una metralleta Thompson, así se va a llamar Thompson”, relató Martha  sobre lo sucedido en una entrevista al Centro Prodh.

Así, se convirtió en una de las sobrevivientes de la Guerra Sucia, periodo en el que el gobierno mexicano mantuvo una guerra de baja intensidad contra los movimientos insurgentes en el país.

El 22 de mayo de 2002, acompañada por el Centro Prodh, Martha interpuso una denuncia por el asesinato y desaparición forzada de José Manuel y por tortura y desaparición forzada consumada de ella misma.

Sin embargo, diez años después, el 07 de febrero de 2013, la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delitos Federales de la PGR notificó a Martha el no ejercicio de la acción penal debido a que los delitos denunciados (homicidio, allanamiento de morada, abuso de autoridad y privación ilegal de la libertad) habían prescrito.

Según el Centro Prodh, la ex militante de la Liga Comunista 23 de Septiembre argumentó con un amparo que en el contexto de la Guerra Sucia se cometieron ataques sistemáticos que, por su gravedad, constituyen delitos de lesa humanidad, los cuales no prescriben y deben ser investigados y sancionados. Fue hasta el 2015 cuando se resolvió que la PGR debía investigar con diligencia la desaparición forzada y el asesinato en el caso de José Manuel Alapizco y la tortura de Martha Alicia. Hasta hoy, la investigación continúa abierta.

Disculpa pública por el Estado 

“A nombre del Estado mexicano les ofrezco una disculpa pública por las transgresiones a sus derechos en el marco de las violaciones graves, generalizadas y sistemáticas a derechos humanos ocurridas en un contexto de violencia política del pasado en el periodo histórico conocido como Guerra Sucia”, declaró la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero este lunes 23 de septiembre en el Centro Cultural Universitario – Tlatelolco, quien también aseguró que en su gobierno se implementaran programas para prevenir y sancionar la tortura, así como para garantizar el ejercicio pleno de los derechos constitucionales.

Las disculpas públicas llegaron tras la resolución del Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, que determinó que José Manuel, Martha Alicia y su hijo Miguel Alfonso fueron víctimas de violaciones graves, generalizadas y sistemáticas a sus derechos humanos y por la tanto la necesidad de un plan de reparación integral del daño.

Durante el reconocimiento de la responsabilidad del Estado en estos hechos, Martha señaló que esta disculpa es sólo una luz, una esperanza pero que aún falta mucho por hacer. “Espero que la puerta se abra para otras familias y colectivos, que esto no quede solo en una a disculpa, es un primer logro, sin embargo hay que seguir avanzando”.

Asimismo, exigió que el gobierno debe tomar medidas para la no repetición y lamentó que no estuviera presente la Sedena, pues perdió una gran oportunidad para reconocer las atrocidades que se cometieron en esa época, “renconocerlos sería avanzar”.

“Lo que me sucedió fue un infierno que como mujer se vive peor. No me cortaron las alas. Me tuve que levantar y permanecer de pie con orgullo, igual que las palmeras después de la tormenta. Ahora el Estado reconoce su responsabilidad. Con más ganas, con más fuerza, voy a seguir pidiendo justicia”, aseguró.

 

Te puede interesar:

Liga Comunista 23 de Septiembre: un sueño de jóvenes, A 45 años

Desaparecidos, el dolor y el horror

 

Paola Atziri Paz

Paola Atziri Paz

Estudié Filosofía en la UNAM. Llegué al periodismo por la necesidad no sólo de entender los problemas políticos y sociales sino explicar e incidir en al menos un lector. Feminista, me gusta analizar y dar voz a las minorías. Especializada en DDHH, megaproyectos, derechos indígenas y de las mujeres.