Cuatro camiones en los que viajaban más de 700 personas en condiciones peligrosas fueron detenidos por el Instituto Nacional de Migración, la Policía Federal y la Guardia Nacional. Mientras que defensores de los migrantes han cuestionado si los elementos de la nueva fuerza han recibido la capacitación necesaria para evitar violaciones a los derechos humanos debido a la premura de sus operaciones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *