Sorry, your browser does not support inline SVG.
Sorry, your browser does not support inline SVG.

La Nueva Escuela Mexicana: preguntas abiertas

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Compartir:

El próximo lunes 26 de agosto regresarán a clases más de 25 millones de estudiantes de nivel básico (primaria y secundaria) y más de 1.2 millones de maestras y maestros. Iniciarán las actividades del ciclo escolar 2019-2020 bajo el ¿paradigma? de la Nueva Escuela Mexicana (NEM), el proyecto educativo del gobierno del presidente López Obrador.

La formación académica de las próximas generaciones será bajo los conceptos, metodologías y criterios de la NEM que, a decir verdad, no se sabe muy bien de qué se trata, aunque hay líneas generales, pero son eso: líneas generales, trazos muy gruesos. Si usted, amable lectora, gentil lector, tiene claridad sobre el contenido y los métodos de la NEM le agradeceré mucho nos haga saber de qué se trata, porque es un tema de alta relevancia para nuestro país en el presente y para las próximas generaciones.

Es difícil establecer con claridad de qué va la NEM porque hasta el momento sus postulados conocidos son muy generales, plausibles si acaso, pero muy opacos en cuanto a su contenido y, sobre todo, a la forma de llevarlos al aula. Postular que la NEM será: “democrática, nacional, humanista, equitativa, integral, inclusiva, intercultural, de excelencia” no es suficiente si a cada concepto no se le dota de contenido, criterios, y referentes o metodologías para llevarlo a las aulas. Hasta el momento, a pocos días del regreso a clases, se desconoce el contenido de estos grandes, y contradictorios, postulados, por lo que necesariamente surgen algunas preguntas básicas: ¿Qué se entiende por democracia en la escuela? ¿Cuál de los muchos conceptos de humanismo orienta a la NEM? ¿Cómo puede ser inclusiva y de excelencia si ambos conceptos son antagónicos? Sobre este último punto ahondo en las siguientes líneas.

Desde hace más de treinta años quedó evidenciado que el discurso de la “excelencia” era (lo sigue siendo) clave para la ideología neoliberal. Para decirlo rápidamente: la “excelencia” genera exclusión. En un importantísimo trabajo de investigación, Nicole Aubert y Vincent de Gaulejac demostraron que la “excelencia” tiene un costo muy alto: el sufrimiento psíquico de los gerentes de las empresas y de los trabajadores sujetos a sus exigencias. En su libro El Coste de la Excelencia (https://es.scribd.com/doc/152551875/Gaulejac-El-Costo-de-La-Excelencia), Aubert y de Gaulejac demostraron (luego de un trabajo de campo detallado y a fondo) que la producción de la “excelencia” se da sobre la base de un sistema de jerarquías profundamente excluyente; en otras palabras, la “excelencia” está reservada a unos cuantos dispuestos a pagar sus altos costos, y, por ende, no todos (y menos todas, la “excelencia” es también patriarcal y misógina) pueden ser “excelentes” dentro de un sistema profundamente jerárquico que establece filtros (obediencia, sumisión, rendimiento al “110 %”, etc.) a fin de que solamente las y los “excelentes” (y dispuestos a pagar los costos) obtengan los beneficios propios del privilegio. En pocas palabras, la excelencia es exclusividad de unos pocos, de allí que sea imposible que haya inclusión con excelencia.

Por cierto, los conceptos de “excelencia”, “calidad” y “mejora continua” son el núcleo duro de la ideología neoliberal, por lo que sorprende que la NEM se inspire en tales ideas cuando, por otra parte, se ha decretado la extinción del neoliberalismo. Si alguien puede explicar estas contradicciones, por favor le pido me diga cómo le hizo.

Si la NEM pretende ser “inclusiva” (donde todas y todos cabemos, aunque no seamos “excelentes”) y “excelente” (donde solamente tienen cabida los que se salen de la norma) es de enorme relevancia que explique por qué y cómo pretende hacerlo. En una perspectiva democrática, nacional, humanista (¿es posible una perspectiva humanista y nacional al mismo tiempo?), equitativa, integral, etc., son preguntas abiertas, pertinentes pienso yo, porque está en juego la educación escolar de millones de niñas y niños.

En lo personal tengo más dudas que certezas porque la NEM, hasta donde puedo apreciar, es un huevo muy cacareado, pero nada más que eso: puro cascarón. Y si estoy en un error, le pido por favor me lo haga ver. Además, no creo ser el único confundido: miles de maestras y maestros están en las mismas, incluso después de la capacitación que recibieron hace pocos días.

La capacitación a las maestras y maestros en los principios y metodologías de la NEM ocurrió entre los días 12, 13 y 14 de agosto, es decir, hace apenas pocos días. A reserva de los resultados que las autoridades educativas del país con toda seguridad comunicarán en los próximos días (¿o no?), me atrevo a afirmar que las y los profes salieron de los talleres más o menos igual que como entraron: con una gran confusión. Hago esta aseveración por información que me ha llegado por redes y de manera personal, por lo que no tiene ningún carácter científico, pero al mismo tiempo es elocuente de lo que sucede: las maestras y los maestros no saben de qué se trata la Nueva Escuela Mexicana… a una semana de iniciar las clases.

La confusión es mucha, sin duda, porque además el gobierno federal abona a la misma a través de los materiales de capacitación a disposición de las y los maestros. En este sentido, llama la atención que dentro de los materiales de capacitación de la NEM hay varios videos, sin duda interesantes y quizás apropiados, pero “bajados” de la red (Youtube) sin cortapisa alguna ni mayor mediación; por ejemplo, este sobre la ¿inclusión? en el aula: https://www.youtube.com/watch?v=DBjka_zQBdQ. O bien otros presentados por el secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, que hace las veces de comentarista de videos de la plataforma TED. Por ejemplo, este video que trata sobre “rompiendo el muro con educación plena de significado”: https://www.youtube.com/watch?v=hB1U79yAJZM. O este otro, en torno a los “superhumanos”: https://www.youtube.com/watch?v=p0SPwTGo-bU. O bien, este video que muestra al secretario Esteban Moctezuma que alude a la educación integral y para hacerlo presenta un video de TED / Efecto de la música en el cerebro = Efecto Esperanza Azteca (supongo que de la Fundación TV Azteca): https://www.youtube.com/watch?v=7WzN4qDTX2Y. Y qué me dice usted de este otro video presentado por el Secretario de Educación Pública y que forma parte de la capacitación en la Nueva Escuela Mexicana, titulado Zombies en la Escuela: https://www.youtube.com/watch?v=89gSy_QU-zU.

No discuto la pertinencia del contenido de los videos, pero sí argumento que me parecen muy endebles para sustentar la transformación del sistema educativo mexicano al alero de los postulados de la 4T.

Sobre la NEM priva la desinformación: pocos saben de qué se trata. Y el gobierno federal no ayuda mucho. Ante la ausencia de información intenté ingresar al sitio oficial de la NEM (http://www.nuevaescuelamexicana.edu.mx) a fin de dar respuesta a mis preguntas. Sin embargo, al día de hoy, 18 de agosto, la liga está desactivada. Señalo que llegué a la inactiva liga a través de la página de la Subsecretaría de Educación Básica: (https://educacionbasica.sep.gob.mx/multimedia/RSC/BASICA/Documento/201908/201908-RSC-m93QNnsBgD-NEM020819.pdf); lo que llama la atención porque estamos a unos pocos días del inicio del ciclo escolar y la información de la NEM no está disponible en la página de la SEP.

Algunas maestras y maestros me comentaron que la página está desactivada luego de la controversia surgida en redes y medios sobre el documento del taller de capacitación “Hacia una Nueva Escuela Mexicana”. Supuestamente, en la “guía de conducción” del taller se exhortaba a las y los participantes a aplaudir luego de la lectura de la carta del presidente López Obrador. La Secretaría de Educación Pública no reconoce como suyo el documento de la guía de conducción.

Por otra parte, no deja de ser irónico que la Nueva Escuela Mexicana inicie cursos con el plan de estudios de 2017 que, sin embargo, ha sido criticado contundentemente porque presenta, entre otros, los siguientes problemas:

  • “Mantiene la histórica carga de contenidos, lo que obliga a un trabajo docente superficial en detrimento de la formación de capacidades de pensamiento y de la formación integral.
  • Presenta vacíos sustanciales frente a los graves problemas nacionales y globales: corrupción, violencia e impunidad, pobreza y desigualdad, exclusión y discriminación, agotamiento de recursos naturales, deterioro ambiental y cambio climático, etcétera.
  • Es único y exhaustivo; deja escaso espacio para la atención de la diversidad social, cultural, étnica y lingüística de nuestro país”.

Esto es, iniciamos cursos con un nefasto plan de estudios, pero como no dio tiempo de cambiarlo, nos vamos sobre la misma línea, pero bajo la bendición de la 4T. El documento de la NEM lo puede usted consultar en la siguiente liga: https://bibliospd.files.wordpress.com/2019/05/modeloeducativonuevarfedumeep.pdf).

Si tan graves deficiencias acusa el currículo 2017 quizás hubiera sido conveniente primero modificar los contenidos de los planes y programas de estudio, antes del anuncio de la Nueva Escuela Mexicana. Pero no, se lanza el proyecto de la NEM con los planes de estudio de 2017, fuertemente criticados en el mismo documento que fundamenta a la Nueva Escuela Mexicana. Si alguien entiende tal paradoja, le pido por favor me ayude a comprender.

En fin, más de 25 millones de estudiantes y 1.2 millones de docentes regresan a clases la próxima semana. Creo que somos muchas más, somos muchos más, quienes tenemos más preguntas que respuestas.

Alejandro Saldaña Rosas

Alejandro Saldaña Rosas

Doctor en Estudios Organizacionales por la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa y Académico e Investigador en la Universidad Veracruzana. Autor del libro Momentos de Gracia: Organizar lo Imposible (2009) y articulista en temas sobre estudios en gestión y gestión de empresas de base creativa.