Sorry, your browser does not support inline SVG.
Sorry, your browser does not support inline SVG.

Inicia juicio oral por feminicidio de Lesvy Berlín; exigen actuar con perspectiva de género

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Foto: Queso Rayones

A más de dos años y cuatros meses del feminicidio de Lesvy Berlín Rivera Osorio en Ciudad Universitaria, este 10 de septiembre comenzó el juicio oral contra Jorge Luis “N”, señalado como presunto responsable del delito.

Este martes empezó la primera audiencia del juicio oral en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México a fin de aportar los elementos necesarios para demostrar la responsabilidad de Jorge Luis, quien era pareja de la víctima y trabajador también de la máxima casa de estudios.

Durante la audiencia abierta de desahogo de pruebas, Sayuri Herrera Román y Ana Yeli Pérez Garrido, abogadas de la familia Rivera Osorio, y el Ministerio Público presentaron ocho testigos, entre ellos peritos en fotografía, personal de Vigilancia de la UNAM y de Seguridad de la Facultad de Ingeniería, donde fue encontrado el cuerpo sin vida de la joven el 3 de mayo de 2017. Las defensoras señalaron que se trató de un feminicidio agravado debido a que el sujeto cometió agresiones psicológicas y físicas en contra de Lesvy previamente al crimen.

Mientras tanto, afuera del reclusorio diversas colectivas de mujeres realizan actividades artísticas y una exposición fotográfica para acompañar a la familia este día.

El inicio del juicio estaba programado para el día de ayer, pero se aplazó 24 horas a petición de la defensa del presunto feminicida porque dijo “no estar preparada”. El abogado Francisco Jesús Gallegos pidió al juez José Juan Pérez Soto postergar la audiencia un mes, pero el magistrado calificó la solicitud como “un exceso” y “una falta de respeto”.

Después, Jesús Gallegos afirmó: “No es que no esté preparado, pero no se ha culminado de afinar la defensar” al referir que tanto él como el abogado Rodrigo González Ponce tomaron el caso el 19 de junio y hasta el día 28 del mismo mes se les permitió acceder a la carpeta de investigación. Finalmente, el juez pidió que los abogados de oficio que ya conocían el caso siguieran con la defensa, por lo que ahora el acusado cuenta con defensores de oficio y privados.

Al respecto, afuera de la sala del Tribunal Superior de Justicia capitalino, Araceli Osorio, mamá de Lesvy, aseguró: “Nos parece delicado que el día de hoy no pudiéramos iniciar el juicio por el tiempo que ha transcurrido desde el feminicidio de mi hija, 2 años 4 meses”.

Lesvy, papá de la víctima, declaró que también él se sentía decepcionado por el retraso, quien en su momento deberá testificar sobre cómo reconoció el cuerpo de su hija. Se prevé que las audiencias públicas sigan los días 10, 11, 12, 17, 18, 19 y 20 de septiembre, mismas en las que también se desahogarán pruebas.

En una conferencia de prensa, Araceli Osorio aseveró que existe la incertidumbre y el miedo de que el juicio se realice sin perspectiva de género y el hombre salga con una sentencia de sólo dos años junto con la posibilidad de seguir estudiando. De ahí que exigió a las autoridades actuar con perspectiva de género a fin de castigar al responsable del feminicidio.

Juicio histórico por la verdad

El juicio que finalmente comenzó hoy ha sido resultado de la lucha que Araceli Osorio ha llevado a cabo desde hace 860 días. Desde entonces no sólo se tuvo que enfrentar al dolor de no volver a tener consigo a su hija sino también a la dilación, indolencia y violencia institucional, razón por la que antes ha resaltado que el Estado mexicano también es responsable por omisión.

Desde mayo de 2017, Araceli Osorio denunció que se violaron protocolos de actuación, como el derecho al debido proceso, hubo obstrucción del acceso a la justicia y a la verdad, así como violencia institucional por parte de funcionarios públicos, se revictimizó a la joven y su cuerpo no fue tratado como se debía conforme al protocolo de feminicidio, faltas que fueron documentadas por el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria. Asimismo, se violó el derecho a la integridad personal, el derecho a la intimidad y a la vida privada, a la par de la revictimización de las víctimas documentadas en la recomendación 01/2018.

Ella y su familia han contado con el trabajo y acompañamiento de especialistas del Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidios (OCNF), del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y de sus abogadas, quienes lograron aportar datos para la investigación del caso, una labor que es obligación de las instancias de procuración de justicia.

Debido a esto, el 18 de octubre de 2017, los magistrados de la Quinta Sala penal del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México determinaron reclasificar el delito por el caso de la joven de homicidio simple doloso a feminicidio agravado, así como se estableció que la entonces Procuraduría General de Justicia de la CDMX (PGJCDMX) debía revisar todas las pruebas con perspectiva de género y debida diligencia.

La relevancia de dicha reclasificación consiste en que con base en el Código Penal de la Ciudad de México, el homicidio simple se sanciona de 8 hasta 20 años de prisión, mientras que el delito de feminicidio agravado se castiga con sentencias de 30 a 60 años de cárcel.

Además, su importancia también radica en lo que comunica a nivel político y social, ya que en un país donde asesinan alrededor de nueve mujeres cada día, acceder a la justicia se vuelve un laberinto para las familias de las víctimas. De acuerdo con el OCNF, del 2012 al 2018 se registró el asesinato de 923 mujeres en la Ciudad de México, de las cuales sólo el 36 % se investigó como feminicidio.

El caso fue objeto de varios señalamientos, acciones y omisiones por parte de las autoridades de la CDMX. En un inicio el imputado fue vinculado a proceso por el delito de homicidio simple doloso por omisión, pese a que en la carpeta de investigación se encontraban las evidencias suficientes para señalarlo como responsable directo del feminicidio.

A dos años de que a Lesvy la arrebataron la vida, a quien le encantaba tocar la mandolina, aprender sobre gastronomía y soñaba con estudiar Lengua y Literatura Modernas, el pasado 2 de mayo el gobierno de la CDMX ofreció una disculpa pública y reconoció su responsabilidad por la falta de debida diligencia reforzada en la investigación del caso.

El acto, en el que estuvieron presentes Araceli Osorio Martínez, Lesvy Rivera Calderón y los abuelos maternos de la joven de 22 años, se realizó en cumplimiento a la Recomendación 01/2018 de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF). Esto también se obtuvo tras las acciones de la familia Rivera Osorio y la presión social tanto de las organizaciones, madres de otras víctimas de feminicidio como el movimiento feminista que desde el día que se localizó el cuerpo de Lesvy en la caseta telefónica exigieron justicia para ella.

En aquella ocasión, Araceli aseguró que “nosotros hemos dicho que no hablamos de la esperanza como eslogan, que hablamos de la esperanza como un fin a alcanzar, como un medio para que podamos también de conocer la verdad de los hechos ocurridos ese 3 de mayo; una verdad con la que nos hemos comprometido”. Y es esa misma esperanza, como horizonte hacia la verdad, la que mantienen hasta el día de hoy familiares de Lesvy, colectivos y organizaciones que les han acompañado.

Compartir:

Luz María León

Luz María León

Licenciada en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, periodista enfocada en abordar temas sobre derechos humanos, desapariciones forzadas, violencia de género, feminicidios, megaproyectos y procesos organizativos de los pueblos originarios.