Escenarios

 

 

J. Jesús Esquivel

Corresponsal de la revista Proceso en Washington

@JJesusEsquivel

 

Escenarios

 

Washington – ¿De cuando acá nosotros, los mexicanos, los que hemos sido utilizados como tapete y denostados por Donald Trump, confiamos en él?

Se evitó un conflicto comercial con Estados Unidos, cierto. Veamos los escenarios que se derivan del entendimiento antes de colgarle la medalla a los negociadores de los dos gobiernos.

El primero, Trump, suspendió su amenaza de imponer un arancel del 5% a todas las exportaciones mexicanas hasta que logró parcialmente lo que quería del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, México no será el Tercer País Seguro como ansiaba la Casa Blanca pero si receptor y refugio por meses o años, de miles de migrantes centroamericanos solicitantes de asilo en Estados Unidos.

Trump prometió a sus electores racistas, conservadores y xenófobos del partido republicano, que sacaría de Estados Unidos a todos los extranjeros que sin justificación se acogieran a las leyes de asilo que requieren una revisión para quitarles el sentido humanitario; y ya lo consiguió. Sin un acuerdo con México la imposición del arancel estaba destinada al fracaso. En el Congreso federal estadunidense el propio partido de Trump estaba posicionado para bloquear la disparatada medida unilateral del presidente. La acción iba a ser contraproducente electoralmente para los republicanos porque el impuesto a los productos mexicanos repercutiría directamente en el bolsillo de los electores. Cuidando su futuro político en las elecciones de noviembre de 2020, los republicanos no permitirían que el mandatario los llevara al precipicio.

Por décadas los gobiernos mexicanos se exaltaban cuando el Congreso estadunidenses amagaba con desplegar a la Guardia Nacional a su frontera sur para contener al flujo ilegal de narcóticos.
Desde el 20 de enero de 2017 la militarización de la frontera con México es un término común en el léxico de Trump y eso tanto indignaba Enrique Peña Nieto como a AMLO, quien incluso llegó a hablar de colocar una barrera humana en nuestro suelo del norte para expresar el rechazo a los muros físicos y marciales en las líneas divisorias.

El segundo escenario es el desplazamiento de 6000 elementos de la Guardia Nacional de México a la frontera con Guatemala. Nosotros si podemos militarizar, Estados Unidos no. Hay niveles y clases sociales.
A través del Departamento de Estado la Casa Blanca recortó y casi eliminó la ayuda humanitaria que daba a El Salvador, Honduras y Guatemala, las tres naciones expulsoras de migrantes, causantes de la crisis migratoria y el conflicto de Trump con México.

AMLO, certero y consciente de la realidad de las naciones que integran el Triángulo Norte, ideó un plan de apoyo internacional para intentar aliviar la situación de las tres naciones centroamericanas por la inseguridad que las aflige y su decadente realidad económica que empujan a su ciudadanía a emigrar hacia el norte. Bajo el acuerdo logrado la semana pasada en Washington, Estados Unidos apoya el compromiso internacional de AMLO pero no se compromete a aportar un centavo al proyecto., otro escenario jodido para México, pues.

Nadie con precisión puede en este momento saber el tamaño de la cuota de migrantes mexicanos que aceptará México después de que presenten su solicitud de asilo en Estados Unidos. Trump ya nos mandó a un poco más de 8000 según las cifras oficiales y hay unos 20 mil que esperan hacerlo pronto.

Cuarto escenario. AMLO se comprometió con Trump a revisar cada 90 días el compromiso establecido la semana pasada. La medición de éxito o fracaso será exclusivamente de Trump respecto a la militarización de la frontera sur mexicana, la retención de migrantes peticionarios de asilo y el desarrollo de alivio económico en el Triángulo Norte. En otras palabras y, en pleno apogeo del proceso electoral estadunidense, a partir de septiembre y hasta noviembre del próximo año seguiremos sometidos a los amagos de conflicto comercial y vaya usted a saber qué otra cosa más se le pueda ocurrir a Donald Trump.

El colofón de estos escenarios es la revelación que hizo este domingo en su cuenta personal de la plataforma de Twitter el impredecible e irracional presidente de Estados Unidos, que además del acuerdo que nos dieron a conocer el pasado viernes por la noche que templó los ánimos por la disputa migratoria; hay una especie de compromiso secreto que se dará a conocer el momento adecuado.

¿Díganme quién salió ganando porque yo no lo sé?

Donativos

Entradas relacionadas

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *