Sorry, your browser does not support inline SVG.
Sorry, your browser does not support inline SVG.

El gobierno mexicano me salvó la vida: Evo Morales a su llegada a México

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Tras varios contratiempos en su viaje hacia México, el expresidente boliviano Evo Morales aterrizó este martes alrededor de las 11 de la mañana en el hangar presidencial del Aeropuerto de la Ciudad de México, luego de haber sufrido un golpe de Estado encabezado por militares el pasado domingo.

Además de Morales, en el avión mexicano también viajaron el exvicepresidente boliviano Álvaro García Linera y una exministra de salud.

“El presidente de México y el gobierno… me salvo la vida. Por qué digo esto: el 9 de noviembre, sábado, cuando llegaba a la zona del trópico de la cochabamba, un miembro del equipo de seguridad del ejército informó que me hizo leer mensajes y llamadas en el que le pidieron que me entregara a cambio de 50 mil dólares, un día antes de mi renuncia, por eso digo que estamos muy agradecidos, hermano canciller, por salvarnos la vida”, señaló Morales quien fue recibido por Marcelo Ebrard en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México.

Este mismo martes, durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el canciller Marcelo Ebrard señaló que la decisión de otorgar asilo al depuesto presidente de Bolivia, Evo Morales, fue la mejor decisión para lograr una solución democrática y pacífica para el reciente conflicto boliviano.

Ebrard señaló que la decisión del gobierno mexicano se sustenta en su postura en relación al derecho de asilo y acorde a la larga tradición diplomática mexicana. Además, puntualizó que esta decisión no afectará las relaciones con su vecino del norte o con otros países latinoamericanos.

Durante la conferencia de prensa, el canciller merxicano resaltó la complejidad que supuso el viaje destinado a recoger al expresidente boliviano y poder asegurar su integridad física en suelo mexicano. El trayecto fue sobrevolado por una aeronave Gulfstream 550 con matrícula XC-LOK y número de registro 3916, perteneciente a la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).

El primer paso del avión mexicano fue su arribo a la capital de Perú, Lima, para esperar desde ahí el permiso para ingresar a Bolivia. Sin embargo, una vez que el avión emprendió el vuelo rumbo a suelo boliviano, el permiso para entrar al país fue revocado nuevamente. Fue tras la intervención de la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, el subsecretario Maximiliano Reyes y el canciller Ebrard que finalmente se logró ingresar al país para recoger al exmandatario.

Una vez que se logró el contacto con Morales en Cochabamba, el gobierno peruano prohibió el regreso a través de su país, por lo que el retorno de la aeronave sufrió retrasos. Este fue quizá el momento más tenso de la travesía, y se logró desbloquear tras la intervención de la cancillería mexicana, apoyada de las declaraciones del presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, consiguiendo un acuerdo con el gobierno Paraguayo para aterrizar en Asunción y poder abastecerse de combustible.

Una vez listos para regresar a México, la aeronave viajó rumbo a suelo mexicano. Sin embargo, tras la prohibición por parte de sus respectivos gobiernos de sobrevolar el espacio aéreo de Bolivia y Ecuador, la ruta no fue la más evidente y el trayecto sufrió varios desvíos.

Compartir:

Rompeviento TV

Rompeviento TV

Rompeviento TV es un medio de comunicación, crítico e independiente, con la finalidad de aportar a nuestro auditorio información veraz y elementos de interpretación y análisis de lo que sucede en México y en el mundo.