Ante el estruendo y el silencio, hagamos un Paréntesis Violeta

Ante el estruendo y el silencio, hagamos un Paréntesis Violeta

Colectiva Paréntesis Violeta

@parentesisv

[email protected]

 

 

Ante el estruendo y el silencio,

hagamos un Paréntesis Violeta

Un ​estruendo feminista ha producido la viralización de cientos de denuncias de mujeres para visibilizar diversas formas de hostigamiento, abuso, acoso sexual y laboral en razón de género, a través del movimiento ​#MeToo ​mexicano. Semejante situación nos invita a reconocer que la violencia de género hacia las mujeres tiene lugar en prácticamente todos ámbitos de la vida en sociedad como la cultura, la academia, las organizaciones periodísticas, privadas o de la sociedad civil, en las industrias relacionadas con las artes escénicas, en diferentes instituciones públicas y en cualquier espacio público y privado.

En medio de esta coyuntura política, ​como grupo de académicas/os y activistas multidiscliplinarios/as ​condenamos rotundamente cualquier tipo de violencia contra las mujeres y ante el estruendo producido en redes sociales, queremos señalar que:

​1- Nos sorprende la ruptura del diálogo entre las distintas posturas feministas, aun cuando uno de nuestros objetivos en común es lograr que todas las mujeres tengamos una vida libre de violencias.

​2- Nos sorprende la ausencia de discusión en torno a la formulación de soluciones a esta problemática, pues debemos explorar diferentes vías de reparación, además de las sanciones punitivas.

3- Nos sorprende ​la poca cercanía de algunos feminismos con otros sectores de la población, de otras entidades o comunidades (incluidas las comunidades diversas) y los pueblos originarios, cuyas realidades económicas, sociales y culturales son diferentes y muy diversas.

4- ​Nos sorprende​ que en esta coyuntura las discusiones se orienten principalmente hacia la búsqueda de culpables, cuando podemos pensar en mecanismos alternos para una transformación cultural progresiva.

Sin embargo, ​no nos sorprende ​reconocernos entre las víctimas o identificarnos con ellas. Pero también problematizamos que no queremos partir de una imagen de vulnerabilidad que supone la condición de víctima. La desigualdad estructural, origen de toda violencia de género hacia las mujeres, debe ser el objetivo a vencer a través del diálogo entre todas y todos, no entre víctimas y victimarios/as.

¿Somos capaces de transmitir el daño que hace el patriarcado de manera general y no sectorial?

Desde la colectiva ​Paréntesis Violeta ​sumamos nuestras voces para ​exigir un freno a la violencia de género y a la desigualdad entre hombres y mujeres​. Al mismo tiempo subrayamos la necesidad de ​repensarnos y crear nuevas formas de actuación que escapen a los estereotipos y roles de género, lo considerado “propio” de las mujeres y de los hombres, que por años ha dado pie a la discriminación y la desigualdad de género.

Al aceptar nuestras diferencias y sin esencializar al feminismo, ​reconozcamos la herencia que nos han dado mujeres de generaciones mayores que han dedicado su vida en favor de nuestros derechos, han sido artífices y partícipes de cambios sociales que han ampliado el margen de acción para la ​pluralidad de ideas y las libertades políticas y democráticas de todas las mujeres, y en el ánimo de reconciliación y ​reencuentro les invitamos a problematizar juntos ​los caminos a seguir.

A la exigencia de reconocimiento del problema y la solución al acoso (y a todas violencias contra las mujeres) por parte de las instituciones, debemos sumar ​otras vías de acción que permitan generar herramientas de cambios en todos y cada uno de los sectores de la población. Pensemos este momento de ​transformación cultural​, más allá de la criminalización y la victimización, consideremos las diferencias generacionales, los contextos históricos, políticos, económicos, sociales y culturales.

Fijemos nuestras miradas en la ​prevención​, en los ​medios de reparación integral, pongamos nuestro esfuerzo en crear nuevas vías para hacer exigible la garantía del debido proceso para todas las partes. Pero sobre todo, centrémonos en establecer ​puentes de diálogo entre los distintos actores, puentes que ayuden a ​reestructurar el tejido social​, que permitan el entendimiento.

Con el propósito de ​generar ideas y crear estrategias de transformación,​ desde la colectiva Paréntesis Violeta ​extendemos una invitación a participar en una ​mesa de diálogo que se llevará a cabo durante el mes de mayo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se dará ​cabida a todas las voces y posturas ​con la finalidad de intercambiar propuestas y análisis a raíz del movimiento #MeToo mexicano.

Convocamos a activistas, trabajadoras/es, académicos/as, artistas, funcionarias/os públicos, empresarios/as, periodistas y a todas las personas de cualquier ámbito que quieran sumarse a participar en este diálogo abierto y diverso. Las propuestas de participación deberán enviarse al correo [email protected]​ o por DM a @ParentesisVioleta.

 

 

Colectiva Paréntesis Violeta

Luz del Carmen Jiménez Portilla (Psicóloga y socióloga)

Irazú Gómez García (Antropóloga)

Andrea Arabella Ramírez Montes de Oca (Abogada)

Melisa Cabrapan Duarte (Antropóloga)

Andrea Ramírez Sánchez (Internacionalista)

Reyna Gabriela Hernández Hernández (Antropóloga)

Cecilia Torres Suárez (Mercadóloga/Antropóloga)

Joaquín Antonio Robles Mora (Comunicólogo)

Gabriela Sofía Gómez Hernández (Economista)

Hiranik Zunzunegui (Psicóloga feminista)

Cecilia Acero Vidal (Antropóloga)

Sol Cárdenas Arguedas (Politóloga)

Érika Paz Vázquez (Periodista y politóloga)

Diana Patricia Caro Naranjo (Humanidades y Lengua Castellana)

Martha María López Ramos (Abogada)

Donativos

Entradas relacionadas

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *