#JusticiaParaAbiram

#JusticiaParaAbiram

Alejandro Saldaña Rosas
Twitter: @alesal3 / Facebook: Alejandro Saldaña

 

#JusticiaParaAbiram

 

Para Abiram, su familia, sus amigos, sus colegas de escuela y de trabajo.

Para Abiram, con un nudo en la garganta.

Para Abiram, con un grito en la garganta.

 

 

I

No hay palabras que den cuenta del vacío, de la nada, del absurdo abrir los ojos para saber que ya no estás, que no vas a sonreír como lo hacías: con media cara volteada hacia alguno de tus hombros, con la timidez tan tuya que era la otra cara de tu rebeldía, frente arriba puño en alto. Abrir los ojos en un sábado cualquiera y saber que ya no estás, que te mataron, que unos hijos de puta te arrancaron de los brazos de tantas y tantos que te querían, que te quieren, que te queremos por ser quién eres y por anunciar lo que podemos ser. La muerte duele de a madres, pero sabemos que te ha llevado nomás por un ratito, nomás en esta vida. Nos vemos en la próxima muerte, Abiram querido de todas y de todos.

No hay palabras, ni las habrá. Anoche abracé a tus hermanos, a tu mamá, a tu padre, igualito tú a él, su cara inexplicable, confusa, vuelta mar revuelto interrogando lo que todos preguntamos: ¿por qué? ¿quiénes fueron los cobardes que te asesinaron? Lloré, lloramos muchos con tu padre, tu mamá y tus hermanos tratando de dar respuesta a lo que no la tiene. Alguien te mató para quitarte la vida y lo ha logrado en parte: estás muerto sin duda camarada, pero estás más vivo que siempre porque aquí seguimos los que estamos. Y estamos más fuertes que antes de tu vida, más vivos que luego de tu muerte.

A ti no te mató la muerte, porque ella mata de cáncer, de viejo, de amores lejanos, de cobardía o de alguna otra razón más o menos comprensible, incluso te mata de accidente. La muerte no te mata en la madrugada de un sábado en tu casa, nomás porque sí. No, alguien como tú no se muere asesinado así nomás, no se muere de muerte sin lucha, no se muere sin protestar ni al menos escribir un pronunciamiento denunciando su propia muerte. No, a ti te mató un hijo de puta contra los que en vida siempre luchaste, y en muerte lo sigues haciendo. Y vamos a exigir ante la justicia que encuentren y castiguen al cobarde (o cobardes) que han tratado de acallar tu rebeldía. No saben que tú eres mil, que somos millones, que seguimos juntos y más fuertes que antes de tu última madrugada.

Aún no sabemos quién ha querido silenciarte, quién ha querido tratar de amedrentarte, Abiram querido, pero vamos a averiguarlo y el culpable pagará su culpa, aunque su condena sabemos que será siempre menor a la afrenta cometida. Lo único que podemos hacer es seguir el cauce de tu lucha por la libertad, la justicia, el amor, la solidaridad. Allí estaremos, allí estamos, allí seguimos compa.

II

El sábado 30 de marzo despertamos con la dolorosa noticia de que durante la madrugada Abiram Hernández Fernández había sido asesinado. El crimen ocurrió en su domicilio en Xalapa, ciudad en la que Abiram estudió las carreras de sociología y de leyes y en la que desarrolló su trabajo profesional en organizaciones de la sociedad civil. Al momento de su asesinato se desempeñaba como coordinador del Centro de Estudios Municipalistas Heriberto Jara, A.C. en el estado de Veracruz.

Para los integrantes de las organizaciones de la sociedad civil de Veracruz y particularmente de Xalapa, la muerte de Abiram ha sido devastadora. Abiram fue un compañero solidario con los colectivos de familiares de desaparecidos, contribuyó a la formación del Colectivo por la Paz Xalapa en 2011 y acompañó a muchas familias en los desesperantes procesos de búsqueda de sus seres queridos. A lo largo de los años se ganó el respeto y el cariño de los colectivos, de las y los activistas, de los académicos de la UV y de otras instituciones, de muchos periodistas que atestiguaron su trabajo, de las organizaciones en defensa del territorio, en fin, el cariño hacia Abiram era amplio gracias a su profesionalismo, su responsabilidad, su generosidad y su compromiso en las luchas sociales. Sin duda alguna, el asesinato de Abiram ha sido un golpe muy duro para las y los defensores de los derechos humanos en Veracruz.

El asesinato de Abiram Hernández Fernández evoca al menos tres crímenes de compañeras y compañeros de lucha en Xalapa que permanecen en la impunidad: el de Regina Martínez en abril de 2012 y el de Nadia Vera y Rubén Espinosa en julio de 2015. Los crímenes siguen impunes, pese a las exigencias de justicia.

Las investigaciones sobre el asesinato de Abiram están en manos de la Fiscalía del estado de Veracruz, que dirige el ineficiente y soberbio Jorge Winckler. La gestión de Winckler al frente de la fiscalía veracruzana (FGE) bien puede calificarse como profundamente ineficiente, habida cuenta tanto las cifras estadísticas que arroja su gestión, como la sensación de impunidad que campea en toda la entidad. En este sentido, no se auguran buenos resultados del trabajo de la fiscalía (así, con minúsculas).

III

El fiscal Jorge Winckler está obligado a agotar todas las líneas de investigación posibles en torno al asesinato de Abiram Hernández. No puede eludir que dos factores ¿coinciden? en el crimen que costó la vida de Abiram: i) la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Veracruz (estuvo en el norte del estado); ii) que por vez primera en la historia de México se reunieron en Xalapa (a 3-4 kilómetros de donde fue asesinado Abiram) la mayor parte de las organizaciones nacionales e internacionales con presencia en el país, abocadas a la defensa de los derechos humanos y la búsqueda de desaparecidos. Esta información es crucial y mal haría la FGE de Veracruz en obviarla.

Entre las organizaciones e instancias reunidas se encuentran: la Comisión Estatal de Búsqueda de la SEGOB; la Comisión Estatal de Derechos Humanos; la Comisión Estatal Ejecutiva de Atención a Víctimas; el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro; SERAPAZ, CICR, REMUFEVER, EMAF, IMDHD, entre otras. Este dato no es menor toda vez que el “modelo veracruzano” para tratar las violaciones a los derechos humanos, particularmente la desaparición y la desaparición forzada, es ya un referente nacional. Insisto: es un formato de trabajo inédito en el país que coincide plenamente con las actividades de Abiram. Insisto: obviar esta información en la investigación del asesinato de Abiram no sólo sería un error garrafal, sino signo de encubrimiento o negligencia.

Xalapa, Veracruz, el país entero es una sola voz, un solo reclamo, una misma exigencia compartida: justicia para Abiram.

 

Donativos

Entradas relacionadas

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *