Ocultó gobierno de Guanajuato 3 fosas clandestinas con al menos 37 cuerpos

Ocultó gobierno de Guanajuato 3 fosas clandestinas con al menos 37 cuerpos

Ocultó gobierno de Guanajuato 3 fosas clandestinas con al menos 37 cuerpos

Gerardo Campos

El hallazgo de tres presuntas fosas clandestinas con 37 cadáveres ha puesto bajo el escrutinio público a la saliente administración del gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez, quien ocultó el descubrimiento y no ha tenido comunicación oficial con instancias federales, así como tampoco con familiares de personas desaparecidas en la entidad.

Fue con la desaparición de una familia completa en la ciudad de Celaya que comenzó el ocultamiento de la información por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), dirigida por Carlos Zamarripa Aguirre. El 2 de mayo, la Subprocuraduría de Justicia de la Región C informó que investigaba el caso de los cuatro integrantes de una familia y dos amigos más que habían sido reportados como desaparecidos, por lo que se abrió una carpeta de investigación con el número 44166/2018 de la Unidad Especializada.

Dos días después de dar a conocer el caso, mediante un comunicado de prensa la PGJE afirmó haber encontrado, en el municipio de Villagrán, los cuerpos sin vida de las seis personas. “Los cuerpos sin vida fueron ubicados en un predio abierto y la camioneta en un domicilio particular, en comunidades del municipio de Villagrán”, sentenció la dependencia en su boletín.

Por su parte, los familiares y amigos de los desaparecidos denunciaron que nunca les presentaron los cuerpos de manera física y las fotografías que les hicieron llegar no corresponden a sus cercanos desaparecidos.

Sin embargo, el 7 de mayo el semanario Proceso reveló que, de acuerdo con fuentes al interior de la PGJE, lo que en realidad habían encontrado era una fosa clandestina con 12 cuerpos. Además, por primera vez se especificó que estaba ubicada entre las comunidades de Los Ángeles y Santa Rosa de Lima, una de las zonas de seguridad atribuida a uno de los grupos criminales que se disputan el territorio.

Ese mismo día, el titular de la PGJE, Carlos Zamarripa dijo que la identidad de la familia desaparecida en Celaya tendría que ser confirmada en un par de días más y señaló que los medios de comunicación habían mal interpretado la información dada a conocer en el primer comunicado. El funcionario confirmó que se habían encontrado más cuerpos en el mismo lugar y que los homicidios podrían haberse ejecutado por integrantes del Cártel de Santa Rosa.

Posteriormente, el 9 de mayo en los partes oficiales se consignó la localización de más cuerpos, un total de 27 cadáveres que fueron hallados en un primer punto. Para este momento, la información no era pública y sólo se conocía al interior de la dependencia estatal. 

En una segunda fosa hallada, la cual comenzó a explorarse desde el 5 de mayo, se encontraron nueve cuerpos más a los que se les asignó la carpeta de investigación 00051071/2018-4. La tercera fosa fue localizada dentro del predio La Encarnación y en ésta se descubrió un cadáver, pero los investigadores asignados a la zona suponen que hay más.

El hallazgo de estas tres fosas se da a unas semanas de que el gobernador Miguel Márquez deje el cargo y en un contexto en el que las fosas ocultas durante toda una administración comienzan a salir a la luz pública. La semana pasada, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer un informe hemerográfico en el que documentó el descubrimiento de 163 fosas clandestinas sólo entre 2017 y 2018, de las cuales se han exhumado por lo menos 530 cuerpos.

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *