Pobreza y desarrollo en Veracruz: propuestas de trabajo (Margensur)

Pobreza y desarrollo en Veracruz: propuestas de trabajo (Margensur)

Alejandro Saldaña Rosas

Académico. Director de Desarrollo Económico del H. Ayuntamiento de Xalapa, Ver.

Twitter: @alesal3 / Facebook: Alejandro Saldaña

Pobreza y desarrollo en Veracruz: propuestas de trabajo

El sábado 1º de septiembre acudí a la presentación de un importante libro: “Sistema de Ciudades de Veracruz. Crecimiento económico y combate a la pobreza” del Doctor Rafael Vela Martínez, investigador de la Universidad Veracruzana. El trabajo es relevante en sí mismo por sus aportaciones a la discusión académica, pero quizás su mayor valía estriba en su clara intención de orientar a los servidores públicos de los ámbitos municipal, estatal e inclusive federal para la definición de las políticas públicas que detonen el desarrollo económico en Veracruz (y en el país).

El libro consta de seis capítulos que van de los aspectos teóricos hasta las dimensiones pragmáticas a nivel local. Los capítulos teóricos del libro se fortalecieron con estadísticas oficiales, y sobre todo con la información acopiada en el trabajo de campo, para dar lugar a un texto que fluye en el diálogo entre el campo de las ideas (teoría) y el campo de los datos: estadísticas oficiales –INEGI- y encuestas del autor. Con este andamiaje estamos ante un trabajo que abona a la reflexión académica al tiempo que aporta a la toma de decisiones en el ámbito de las políticas públicas.

Para el próximo gobierno de Veracruz, encabezado por el ingeniero Cuitláhuac García y para quién ocupará el cargo de Secretario de Desarrollo Económico y Portuario, el reconocido empresario Ernesto Pérez Astorga, la obra referida es fundamental: imposible comprender las posibilidades de desarrollo económico en el estado sin considerar los análisis y las aportaciones de Rafael Vela Martínez. A través de este espacio me permito sugerir al gobernador electo (también académico de la UV) que para construir el Plan Estatal de Desarrollo escuche a los muchos académicos que trabajamos en la entidad; sin duda el trabajo del Doctor Vela es crucial para comprender las estrategias de superación de la pobreza a través del mercado interno, la especialización productiva y el incremento de la competitividad.

A reserva de leer con detenimiento y atención el libro editado por la Universidad de Xalapa, a continuación presento algunas primeras reflexiones, que en parte expuse durante la presentación el sábado 1º de septiembre.

El punto de partida de la investigación que dio lugar al libro es la teoría del lugar central y la teoría de los polos de crecimiento. Sin entrar en el debate conceptual, es importante señalar que la perspectiva teórica de Vela permite anclar en el territorio a los agentes económicos, sus relacione, alianzas y la lucha por sus intereses. Esta es una primera aportación para el análisis: comprender la dinámica económica en su perspectiva territorial.

La teoría del lugar central es una de las explicaciones del crecimiento urbano mientras que la teoría de los polos de crecimiento permite comprender porqué el crecimiento económico no es homogéneo en el territorio sino que obedece a intensidades diferenciadas dentro de una misma región. Con este trasfondo conceptual, Vela demuestra que la de Veracruz es una economía con enormes posibilidades de desarrollo a partir de sus zonas metropolitanas que gravitan en torno a sus ciudades medias: Xalapa, Veracruz, Córdoba, Orizaba, Coatzacoalcos, Poza Rica, Minatitlán y Acayucan (de acuerdo a Vela ningún otro estado del país cuenta con ocho ciudades medias con el potencial de las veracruzanas para el desarrollo económico). Esto significa que el potencial desarrollo económico de Veracruz debe comprenderse e impulsarse en función de la dinámica de sus zonas metropolitanas y de la zona económica especial (ZEE) de Coatzacoalcos.

En esta tesitura, para la capital del estado (como para el resto de la entidad) el desarrollo económico es inconcebible si no es en una perspectiva metropolitana. Esto es, la economía de Xalapa es impensable sin la de Coatepec, Emiliano Zapata, Banderilla, Rafael Lucio, San Andrés Tlalnehuayocan, Xico, Teocelo, Jilotepec e inclusive Naolinco y Jalcomulco. Y viceversa: la economía de estos municipios gravita en torno a la de Xalapa, por lo que sus proyectos de desarrollo obligadamente pasan por considerar la dinámica económica de la capital veracruzana. Esto significa que es necesario coordinar esfuerzos para el impulso del consumo local-regional, la inversión privada, la obra pública metropolitana, el mercado de trabajo, la capacitación laboral y el turismo, por mencionar unos cuantos aspectos implicados.

Justo en el ámbito de la coordinación intermunicipal radica una de las principales falencias para el desarrollo económico de Veracruz; sin olvidar, por supuesto, los saldos del sexenio brutalmente depredador de Fidel Herrera, su continuidad con el grotesco de Javier Duarte y su remate con el esperpéntico bienio de Miguel Ángel Yunes Linares. Y aún más: si Veracruz acusa rezagos ancestrales obedece, básicamente, a la estructura de poder enquistada durante decenios en la entidad, con los cotos de poder de los corruptos líderes de PEMEX, los ridículos caciques locales y los sanguinarios “jefes de plaza” del crimen organizado, organizados precisamente desde el poder político.

Nuevos vientos soplan en Veracruz: el cambio ha iniciado. Sin embargo, es necesario reconocer que el desarrollo económico regional es prácticamente imposible sin establecer las instancias de coordinación intermunicipal que permitan definir políticas públicas con un alcance metropolitano. En otras palabras: de poco sirve que Xalapa construya su Plan de Desarrollo Municipal sin integrar a los municipios que conforman su zona metropolitana, y al revés: los municipios metropolitanos no pueden construir sus políticas de desarrollo sin tomar en cuenta el factor determinante del lugar central. Sin embargo, es pertinente reconocer que las autoridades y servidores públicos de la zona metropolitana de Xalapa (ZMX) escasamente hemos dialogado o consultado a nuestros pares para definir los planes de desarrollo municipal.

En esta perspectiva, es necesario que la Ley Orgánica del Municipio Libre faculte a las autoridades municipales (cabildos) para que construyan instancias de coordinación intermunicipal, con carácter vinculante, para definir políticas públicas integrales en materia de desarrollo económico, ordenamiento ecológico, planeación urbana, manejo de desechos sólidos, abasto y distribución de agua, seguridad ciudadana y movilidad, entre muchas otras.

Construir mesas de coordinación intermunicipal podría ser el primer paso para iniciar el diálogo entre autoridades y servidores públicos de los municipios que integran las zonas metropolitanas de Veracruz; al margen de colores, de filias y fobias partidistas, es imprescindible construir los espacios de diálogo, negociación, coordinación, ejecución, vigilancia y auditoría de los proyectos metropolitanos que las y los ciudadanos veracruzanos –y del país- exigen. Reitero: el futuro es promisorio, pero hay mucho trabajo por delante.

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *