Se acabó la incertidumbre, traicionaron a Canadá

Se acabó la incertidumbre, traicionaron a Canadá

J. Jesús Esquivel

Corresponsal de la revista Proceso en Washington

@JJesusEsquivel

 

Se acabó la incertidumbre, traicionaron a Canadá

 

Washington – “Se acabó la incertidumbre”, fue lo primero que dijo el eterno aprendiz de canciller, Luis Videgaray, cuando feliz anunció la conclusión de la ronda de negociaciones con Estados Unidos sobre un entendimiento comercial a nivel bilateral.

Si Videgaray se refería a la incertidumbre, nerviosismo y volatilidad en los mercados financieros, que al parecer es lo único que ahora le preocupa a lo que queda del gobierno de Enrique Peña Nieto y también al presidente electo; Andrés Manuel López Obrador, posiblemente sí.

Pero, y, ¿qué hay de la incertidumbre entre los trabajadores, agricultores, pequeños y medianos empresarios de México? Puedo garantizar que no.

La arrogancia de Videgaray y su entreguismo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quedó nuevamente de manifiesto.

El rubio mandatario se salió con la suya y sus vasallos del equipo de Peña Nieto, Videgaray e Idelfonso Guajardo, Secretario de Economía; le ayudaron a cumplir una de sus promesas de campaña.

Trump prometió acabar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y ya empezó a hacerlo con el entendimiento comercial que logró con Peña Nieto. Prometió remplazar al “peor acuerdo comercial del mundo”, como llama al TLCAN, con tratados bilaterales y ahí está Peña Nieto, Guajardo y Videgaray para no hacerlo quedar mal ante su base electoral racista que repugna a México.

Orgulloso, Videgaray anunció que aún cuando Estados Unidos y Canadá no lograsen tener un “entendimiento comercial” como el sustentado por él y Guajardo en Washington; México ya tenía su “tratado de libre comercio”. ¡Qué manera más arrastrada de traicionar a un aliado como Canadá! El gobierno peñanietista nos había jurado que la renegociación del TLCAN era por la vía trilateral, sin rutas alternativas. Le dieron gusto a Trump y dejaron solo a Justin Trudeau, quien sí tiene dignidad y como primer ministro defiende los intereses económicos, laborales y sociales de su país. AMLO aplaudió la vileza con la cual Guajardo y Videgaray pisotearon los compromisos con Canadá e interpusieron al de los grandes capitales por delante.

En la conferencia de prensa que dieron los negociadores de Peña Nieto en la embajada de México en Washington, los grandes capitales del país estaban muy bien representados por Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial. En la sesión estaba Jesús Seade, el negociador en jefe de asuntos comerciales del equipo de transición de AMLO y, por su ausencia se destacó la representación del sector obrero y agrícola de México, sí, los pobres, los que de verdad se verán afectados por los ajustes neoliberales al compromiso bilateral con Trump. ¿A quién le importan los jodidos y la mano de obra barata si ya se acabó la incertidumbre en los mercados financieros? Por lo vivido este lunes 27 de agosto en Washington, en la Ciudad de México y en Chiapas, se deduce que a Trump, no, ni a Peña Nieto y lamentablemente tampoco al próximo presidente mexicano.

“Ya hay tratado”, proclamó el eterno aprendiz de canciller. Los aranceles impuestos por Trump al acero y aluminio seguirán vigentes, añadió Guajardo y, como colofón de la obra, Seade les aplaudió los felicitó y les llamó: “mi canciller, mi secretario”.

 

 

Related posts

1 Comment

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *