Alarman asesinatos de líderes sociales en Colombia, suman 124

Alarman asesinatos de líderes sociales en Colombia, suman 124

Alarman asesinatos de líderes sociales en Colombia, suman 124

Luz León

Al menos 124 líderes sociales han sido asesinados en Colombia en lo que va del año, así lo informó el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

La organización registró tales homicidios del 1 de enero al 5 de julio de 2018, pero el pasado sábado la cifra subió a 124 con el asesinato de Frank Dairo Rincón, un líder en Pitalito, Huila, quien fue simpatizante de la campaña de Gustavo Petro, excandidato a la presidencia del país sudamericano. De acuerdo con voceros de la campaña Colombia Humana, Frank fue asesinado alrededor de las 18:00 horas cuando se encontraba en el centro de Pitalito.

“Era al igual líder social en la región, una de nuestros grandes líderes de la zona, una persona muy pila y que le metió la ficha a la campaña. Había recibido una amenaza por trabajar en la campaña de Petro”, sostuvieron. Hasta el momento no se han esclarecido las causas de la muerte del joven docente debido a que hay dos versiones: una apunta a que fue herido de muerte con un arma blanca por un sujeto; la otra que señala la Policía de Huila es que fue herido durante una presunta riña.

El pasado jueves, Ana María Cortés, líder de la campaña política de Gustavo Petro en la región de Cáceres, en Antioquia, fue asesinada en una cafetería de la localidad del bajo Cauca mientras platicaba con otras tres mujeres. Según algunas versiones, sicarios la atacaron con un arma de fuego para después huir. En su cuenta de Twitter, Gustavo Petro declaró que Ana María había sido amenazada por el mismo comandante de la policía del municipio.

En este contexto, también la activista Margarita Estupiñan, pobladora de la región de Tumaco, también fue asesinada. Estupiñan era conocido por haberse enfrentado a varias amenazas cuando era dirigente comunitaria.

Los asesinatos de luchadores sociales, ambientalistas, miembros de la comunidad LGBT y campesinos afrodescendientes, así como las agresiones y amenazas hacia estos sectores han alarmado a organizaciones defensoras de los derechos humanos, al igual que a la sociedad civil dentro y fuera del país.

Indepaz documentó que los departamentos con más delitos de este tipo son Cauca con 18 casos; 18 en Antioquia, 11 en Valle del Cauca, 9 en Córdoba y 8 en Nariño. Los meses en los que más se han reportado muertes son enero, con 27; 21 en marzo y 18 en mayo.

Por otra parte, entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio de 2018, la Defensoría del Pueblo registró el asesinato de “311 ciudadanos colombianos que se dedicaban a ser líderes sociales y defensores de derechos humanos”. El órgano gubernamental explicó que la mayoría de los homicidios en este periodo se perpetraron en zonas con narcocultivos o minería ilegal, como lo fue en el departamento del Cauca con 78 asesinatos; 43 en Antioquia; 21 en el Norte de Santander; 18 en Nariño, mientras que en el Valle del Cauca y Chocó ocurrieron 16 en cada uno.

No obstante, según estadísticas de Indepaz, han sido 419, 108 más de los que ha considerado la Defensoría.

La Organización Nacional Indígena de Colombia dio a conocer que de 2016 hasta este mes han sido asesinados 68 integrantes del movimiento indígena. Además, detalló que 5,730 personas han sido desplazadas en diferentes regiones, al tiempo que han contabilizado 10 casos de tortura y 161 amenazas debido a la continuidad del conflicto armado en la nación.

El Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Alberto Brunori, calificó la situación en Colombia como una situación “muy grave”. “Colombia es uno de los países en los cuales hay altos niveles de asesinatos, agresiones y amenazas contra defensores de derechos humanos”, aseguró el funcionario en una entrevista con el diario colombiano El Tiempo.

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *