México será sede de 10 partidos del Mundial 2026, ¿a qué costo?

México será sede de 10 partidos del Mundial 2026, ¿a qué costo?

México será sede de 10 partidos del Mundial 2026, ¿a qué costo?

Paola Atziri Paz

Es oficial, el mundial 2026 tendrá como sede México, Estados Unidos y Canadá, así lo informó este miércoles la Fédération Internationale de Football Association (FIFA). Sin embargo, en el territorio azteca sólo se realizarán 10 de los 80 partidos.

Sí, es la primera vez en la historia de la Copa del Mundo que se realizará en tres países diferentes, los mismos que discuten el TLCAN, y aunque parece ser un ejercicio de cooperación, la realidad es que no se dará en igualdad de condiciones.

Imagen: Twitter Pictoline

De acuerdo con los críticos de deportes, el Mundial de 2026 será de Norteamérica, ya que de los ochenta partidos, diez se jugarán en Canadá, diez en México y sesenta en Estados Unidos, incluida la final en el Estadio MetLife en Nueva Jersey.

La candidatura conjunta ganó con 134 votos y se impuso al otro postulante, Marruecos,  que obtuvo 65 votos. Con esto, México, pese a ser una nación tercermundista, se convertirá en el primer país que organiza tres mundiales, antes lo hizo en 1970 y 1986. Será la segunda ocasión que el país norteamericano organiza el mundial, ya que la única vez fue en 1994. Mientras que Canadá nunca había sido sede de un mundial.

Aunque la emoción pueda inundar los corazones de los amantes del fútbol, esto más que una cooperación entre tres países parece ser ventajoso sólo para uno. México y Canadá más allá de ser los protagonistas, serán secundarios.

El discurso de hermandad entre las tres naciones, que si bien no terminará con la festividad del fútbol, es muy criticable y cuestionable para algunos comentaristas del deporte, ya que “se ve contradicho, evidentemente, insisto, por los conflictos de orden político, migratorio, financiero que se viven actualmente”, escribió Rafa Ramos en su columna de ESPN.

Migración: La política migratoria de Estados Unidos deberá ser revisada, debido a que el flujo de gente que transitará entre México y EEUU a causa del mundial aumentará. Con el rigor de las policías fronterizas podría aumentar la violencia y deportación de una de las poblaciones más grandes del país del norte: los migrantes. ¿Cambiará su política por esta situación?

Infraestructura: El Mundial de 2026 será el primero en el que participarán 48 equipos, una importante expansión en comparación con los 32 actuales. La candidatura tripartita tiene los 23 estadios ya construidos, así como la mayoría de la infraestructura que necesitará el torneo que se expandirá: lugares de entrenamiento, hoteles y aeropuertos.

Sin embargo, México sólo cuenta con tres estadios que cumplen con los requerimientos de la FIFA: Estadio Akron (Guadalajara), Estadio BBVA (Monterrey) y el Estadio Azteca (CDMX). La falta de infraestructura se hace evidente en la repartición de estadios entre los tres países: México con tres estadios en tres ciudades; Canadá con nueve estadios en siete ciudades y Estados Unidos con 23 estadios en ciudades diferentes.

Economía: Los tres países prometieron a la FIFA ganancias récord de 11 mil millones de dólares, lo que podría significar hasta 50 millones de dólares para cada asociación nacional. 

De acuerdo con especialistas del deporte, la falta de infraestructura en nuestro país para albergar una fiesta de esta magnitud atraerá un gasto público importante. Incluso el gobierno podría recaudar ingresos de forma extraordinaria al aumentar ciertos servicios, tal es caso del gobierno brasileño que en el mundial 2014 elevó la tarifa del transporte público.

Además, pese a que se active el turismo en nuestro país, el poder adquisitivo es mucho menor que en Canadá y Estados Unidos, quienes podrán colocar los precios de sus boletos en los estadios más importantes entre los 75 y los 250 dólares (ESPN).

Gentrificación: El lado oscuro de los mundiales sin duda tiene que ver con su necesidad de cumplir con ser una sede bonita, segura y limpia, a costa de lo que sea. Un claro ejemplo fue el mundial de Brasil, donde muchas favelas fueron destruidas y sus habitantes desalojados y despojados de sus casas.

“La realización de mega-eventos es la excusa perfecta para implantar un proyecto de ciudad globalizada y vencer las resistencias con el discurso de las inversiones necesarias en infraestructuras o de los legados que dejarán para la ciudad”, afirmó el fotógrafo Luiz Baltar, miembro de la agencia Imagens do Povo, quien se encargó de documentar este proceso en el mundial de Brasil.

 

Con información de ESPN, El Confidencial, Plumas Atómicas, NYT

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *