Convoca artista muxe a jornada de búsqueda por su hermano Bruno Avendaño y los desaparecidos en México

Convoca artista muxe a jornada de búsqueda por su hermano Bruno Avendaño y los desaparecidos en México

Convoca artista muxe a jornada de búsqueda por su hermano Bruno Avendaño y los desaparecidos en México

Paola Atziri Paz

El artista muxe Lukas Avendaño convocó a artistas y sociedad en general a la campaña “Buscando a Bruno”, con la finalidad de multiplicar esfuerzos a un mes de la desaparición de su hermano Bruno Avendaño en el Itsmo de Tehuantepec, Oaxaca, y de visibilizar el grave problema de las desapariciones en México.

Con las consignas “seguimos Buscando a Bruno” y “por las desaparecidas (os) en México”, el artista oaxaqueño hizo un llamado para participar en una jornada de búsqueda nacional e internacional este 10 de junio, a fin de mostrar la desaparición de Bruno y viralizarlo en redes sociales.

Sin tener otra condición más que participar cada quien de acuerdo a “sus formas, sus modos y sus posibilidades”, Lukas exhortó a tomar acciones desde la red que se prefiera (Instagram, Facebook, Whatsapp, Twitter) o bien con impresiones en carteles, mantas, calcomanías o playeras. Además, el artista llamó a tomar registro del ejercicio que se realice y compartirlo por cualquier vía ya sea electrónica, digital, analógica, virtual, para manifestarse por la aparición de los desparecidas (os).

 

México se ha convertido en estadísticas de violencia, feminicidios y desapariciones; es un país lleno de impunidad, injusticias e ineficiencia institucional; aquí nadie garantiza tu seguridad.
Entre marzo, abril y mayo de 2018, 15 personas desaparecieron en Oaxaca, entre ellas el marino Bruno Alonso Avendaño Martínez, quien fue visto por última vez el 10 de mayo en el paraje Los Manguitos, en Tehuantepec. Desde entonces, su familia no tiene información de él y la Fiscalía General de Justicia no ha realizado con eficacia los protocolos de búsqueda, por lo que familiares y amigos lo han hecho por sus propios medios.

Bruno Alonso Avendaño Martínez nació el 6 de octubre de 1983, es el último de siete hijos que procrearon la señora Felipa Martínez y el señor Lucas Avendaño Avendaño. Bruno al igual que todos sus hermanos estudió en la Escuela Primaria Rural Federal Niños Héroes y la secundaria la cursó en la Esc. Sec. Tec. No. 119, de Santa María Mixtequilla. Bruno llevó una vida como la de cualquier niño campesino, que cuidó una manada de chivas y borregas.

Después se inscribió en el Instituto Manuel Altamirano, en Tehuantepec, una escuela de nivel medio superior no pública, pero abandonó sus estudios cuando iba en tercer año, ya que en ese momento la carencia económica generó muchas limitaciones.

El primero de junio del 2011, Bruno ingresó al 29 Batallón de la Marina, y posteriormente en la Policía Naval. De acuerdo con Lukas, los últimos cursos que tomó su hermano fueron: “Derechos Humanos de las Personas en Lugares de Detención”, “Derechos Humanos, Detención Legal y uso Legítimo de la Fuerza”, “Derechos Humanos y Desaparición Forzada de Personas”, todas por la Subprocuraduría de Derechos Humanos, prevención del delito y servicios a la comunidad y la Procuraduría General de la República en el 2017.

En la convocatoria para el día internacional por la búsqueda de Bruno dentro de la capital del país se llamó a realizar un mitin en el Palacio de Bellas Artes el día de hoy a las 10 de la mañana, donde se entregarán carteles para que las personas las puedan pegar en sus barrios, en los mercados y las plazas.

 

Besos y Abrazos

Hoy le he dado muchos besos a mamá por tu cuenta,
Bese sus manos, bese su cabeza y su cara,
También le he besado sus pies de mamá.
También le abrase muy fuerte por tu cuenta.

Me dijo que tenía la cara muy caliente…
en realidad pienso que es todo el coraje
que se concentra en mis huesos, y
que se manifiesta en mi cara.

De repente siento como si mis huesos
se pusieran al rojo vivo, por impotencia.
Hoy la luna nos descubrió llorando y mamá me dijo,
no lloro de tristeza, la tristeza ya se me ha pasado,
lloro de coraje, de impotencia… y así lloramos los dos.

Pero luego nos secamos las lágrimas y me dijo:
Alguien tiene que hacer algo, ya es tiempo de que yo salga
y fue como si se pusiera una armadura.
Nuevamente me aferre a su mano
como cuando niños al ver venir la obscuridad,
para que no nos atrapara el cúcu, el ¡huy!…
y con ese valor de ella nuevamente salimos a buscarte.

Lukas Avendaño

 

Related posts

1 Comment

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *