Es la reforma cultural, presidente

Es la reforma cultural, presidente

Es la reforma cultural, presidente

Daniela Jiménez Arias

Por primera vez durante las elecciones, Alejandra Frausto, Raúl Padilla, Consuelo Sáizar y Beatriz Paredes, representantes del sector cultural de los candidatos electos para la presidencia, se abrieron al diálogo para plantear propuestas en torno a la viabilidad de una Reforma Cultural para el próximo sexenio.

El Diálogo por la Reforma Cultural es el resultado del trabajo gestionado por el Grupo de Reflexión de Economía y Cultura (GRECU) de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), liderado por Eduardo Cruz Vázquez, responsable del Centro de Difusión Cultural de la UAM; y Francisco Moreno, director de Editarte Publicaciones.

Por medio de la publicación del libro “¡Es la reforma cultural, Presidente! Propuestas para el sexenio 2018-2024”, Cruz Vázquez coordinó y reunió a 37 gestores, empresarios culturales, artistas e intelectuales, quienes analizaron temas cruciales de diferentes ámbitos de la cultura vislumbrando el alcance y la complejidad que tiene el sector cultural en México, abriendo un debate de ideas, acuerdos y énfasis en la revisión de las políticas culturales del país.

El esfuerzo impulsado por la participación de los agentes especializados en el sector ha derivado en un espacio para exponer las propuestas de quienes se han dedicado a realizar una radiografía de la situación en la que se encuentra la cultura con relación a las políticas de Estado y han impulsado el diálogo con los representantes de los candidatos a la presidencia con la finalidad de concretar acciones que beneficien y articulen el sector cultural el próximo sexenio presidencial.

En este contexto se realizó el Diálogo por la Reforma Cultural, durante el cual se plantearon ejes fundamentales para el desarrollo de políticas que permitan impulsar nuevos mecanismos de participación partiendo de la fortaleza con la que México cuenta: la diversidad cultural.

Los cuatro representantes reconocieron la importancia de la descentralización de la cultura, la inversión en la infraestructura del patrimonio, el fortalecimiento de los circuitos de distribución y difusión, la revisión presupuestal y de apoyos para el fomento a la cultura, involucrando principalmente al sector privado por medio de incentivos fiscales.

Alejandra Frausto, representante de la coalición “Juntos haremos historia”, que encabeza Andrés Manuel López Obrador, planteó que la cultura es un camino hacia la libertad que busca tejer lazos con el trabajo comunitario para construir un sentido de pertenencia creando desde la cultura un proyecto de transformación de la realidad. Dentro de sus propuestas más destacadas está la de generar consejos estatales para escuchar e involucrar a los ciudadanos en el diseño de políticas públicas.

Raúl Padilla, de la coalición “Por México al frente”, que encabeza Ricardo Anaya, planteó la cultura como motor de desarrollo económico. Durante la plática reiteró la importancia de una “reingeniería” institucional, la cual plantea la evaluación jurídica del INAH, INBA y el FONCA, así como la revisión de la Ley General de Cultura. Entre sus propuestas destaca generar un eje de programas de créditos y apoyos para las industrias culturales, con énfasis en el impulso de interés turístico, un programa de recuperación de espacios públicos que dé prioridad a la autogestión, y un programa para la vinculación de la cultura con una reforma a nivel educativo que impulse programas de educación artística en todas las primarias.

Beatriz Paredes, de la alianza “Todos por México”, encabezada por José Antonio Meade, concibió a la cultura como cohesión social, planteando pasar de una política cultural a una política de Estado que sea incluyente y participativa por medio de una estrategia federalista. Su propuesta más destacada fue el impulso a la seguridad social para artistas y creadores por medio de una iniciativa de ley.

Consuelo Sáizar, representante de la abanderada independiente Margarita Zavala, dijo que un proyecto de nación debe estar basado en un proyecto cultural. Destacó la importancia de redefinir la política cultural y desvincular la cultura de los intereses políticos. Planteó sus propuestas sobre ejes como el financiamiento, la promoción y distribución de la cultura, el patrimonio y la educación artística, por los cuales propone el incremento del presupuesto, becas y apoyos, la construcción de cinetecas nacionales en todos los estados y seguro social para artistas.

El Diálogo por la Reforma Cultural dejó vislumbrar la situación en la que se encuentra el sector desde una mirada crítica y plural, enfatizando la importancia de la cultura tanto como detonador del desarrollo humano como impulso al desarrollo económico.

Related posts

1 Comment

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *