El debate: segundo tercio (Margensur)

El debate: segundo tercio (Margensur)

Alejandro Saldaña Rosas

Sociólogo. Profesor investigador de la Universidad Veracruzana

Twitter: @alesal3 / Facebook: Alejandro Saldaña

 

 

El debate: segundo tercio

 

 

No importa cuán buen manager seas, siempre vas a perder un tercio de los juegos; no importa cuán mal manager seas, siempre vas a ganar un tercio de los juegos; es el otro tercio el que hace la diferencia.

Tommy Lasorda

 

Hace unas semanas en este mismo espacio publiqué un texto sobre el primer debate presidencial y su relación con el béisbol (https://www.rompeviento.tv/?p=45128). En este texto doy continuidad a la anterior colaboración: van las siguientes tres entradas, para seguir con el mismo ánimo beisbolero.

El próximo domingo 20 de mayo se realizará el segundo debate presidencial, esta vez desde la ciudad de Tijuana donde los candidatos y la candidata ofrecerán sus ideas y proyectos sobre: i) comercio exterior e inversión; ii) seguridad fronteriza y combate al crimen trasnacional y; iii) derechos de los migrantes. Temas de enorme complejidad que acaso –es mi expectativa- acoten al menos tangencialmente el lanzamiento de cochambre y mugre hacia quien puntea en las preferencias electorales. Exigir un debate de altura quizás sea excesivo, pero al menos es deseable que los candidatos y la candidata sean capaces de construir un discurso bien hilvanado sin que el sustantivo de la oración sea Andrés Manuel López Obrador. Ideas propias y pensamiento autónomo es lo que se espera, si bien con poco entusiasmo.

Quién ganó o perdió en el primer debate depende de las preferencias previas, sin embargo los números (la frialdad de los números decía “El Mago Septién”, para el béisbol) son contundentes: Anaya subió, Meade bajó, Margarita y el Bronco siguen como testigos y López Obrador se mantuvo más o menos igual (depende la encuestadora). Pero mantenerse igual habida cuenta la distancia entre el primero y el segundo lugar, equivale a salir avante. La estrategia de evitar confrontaciones y nadar de muertito le resultó a AMLO.

Sin embargo el escenario del segundo debate es diferente, no tanto por las tendencias de las encuestas sino por las expectativas de los electores, al menos de un sector. En términos beisboleros podemos decir que AMLO está al ataque,

con corredor en primera, sin out. Ocupó la primera base más que por la contundencia de sus argumentos en el primer debate, por su exitosa campaña que ha logrado integrar y dar dirección al inmenso descontento social.

Por el lado de Anaya y Meade (y Margarita y el Bronco en plan de porristas) mal harían en centrar sus argumentos en el ataque a López Obrador. En el primer debate tal vez no tenían de otra puesto que la intención era desgastar mediante la diatriba y el estruendo, sin embargo insistir en el mismo recurso luego de los pírricos resultados obtenidos sería absurdo, e incluso suicida. Si no logran articular sus propuestas de manera autónoma, sólida y convincente (y no como una versión a contracara de las propuestas del tabasqueño) difícilmente lograrán atraer los votos de los indecisos y aún más, ganar los votos de los anti AMLO.

Por el lado del candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia” mal haría en jugar a la defensiva (como en el primer debate) con la intención de preservar su evidente ventaja. En mi opinión es momento de jugar agresivo, de preparar conscientemente el debate, de enfrentar con sagacidad los ataques y sobre todo, de trazar con toda nitidez el horizonte de posibilidades que su candidatura representa. Es momento de mostrarse como estadista y no como mero candidato que cuida pichicatamente las intenciones de votos a su favor. En términos beisboleros: con corredor en primera y sin out es momento de jugar agresivo y buscar el robo de base, una jugada de bateo y corrido o un toque de pelota para adelantar al corredor.

Los tres temas del siguiente tercio del partido son cruciales debido a los factores decisivos que los influyen, e incluso determinan. Por cuanto al comercio exterior y la inversión se refiere, el TLC y el proyecto del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México (NAICM) es muy posible que sean los ejes que articulen el debate. La discusión sobre el TLC pasa obligadamente por asumir un posicionamiento firme en torno a la competitividad y los salarios que se pagan en México, luego de las exigencias planteadas por los socios del norte. El tema del NAICM ha querido dejarse fuera del foco del análisis para centrarlo en una falsa contradicción: aeropuerto sí o no. En realidad se trata de establecer un debate amplio entre expertos no sólo sobre la viabilidad del proyecto, sino sobre todo de

sus costos y los términos (jurídicos, administrativos, técnicos, económicos) que implica su construcción.

Por cuanto a la seguridad fronteriza y el combate al crimen trasnacional se refiere, el factor principal sobre el que el debate debería centrarse es Donald Trump y su agresiva política de seguridad. Desde luego que el muro tendría que ser referente, pero no lo es todo: la cooperación en materia de narcotráfico y particularmente sobre lavado de dinero es crucial. ¿Quién de los cuatro candidatos y la candidata es capaz de hacer frente a Trump con inteligencia, alianzas con las organizaciones de mexicanos en EU, fuerza interna y sin arriesgar la muy precaria estabilidad de las relaciones diplomáticas con el vecino del norte?

El tercer tópico del debate, los derechos de los migrantes, deberá colocar la atención no sólo en nuestros paisanos que viajan en busca de oportunidades hacia el norte, sino también en la responsabilidad del estado mexicano con los migrantes de Centroamérica (y otras regiones). La masacre de San Fernando en 2010 es la expresión más brutal de la vinculación entre el crimen organizado y el estado mexicano en contra de los migrantes, pero no la única: las violaciones a los derechos humanos son cotidianas, reiteradas y casi siempre permanecen en la impunidad. ¿Qué tienen qué decir sobre este grave problema los candidatos y la candidata?

El ganador del tercer debate es muy probable que sea quien arriesgue más. Es momento de no guardarse nada…

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *