Conforman parteras tradicionales el Consejo de Abuelas Parteras del Conocimiento Ancestral

Conforman parteras tradicionales el Consejo de Abuelas Parteras del Conocimiento Ancestral

Conforman parteras tradicionales el Consejo de Abuelas Parteras del Conocimiento Ancestral

Por Valentina Arana

Las parteras tradicionales han decidido emprender una lucha organizada de resistencia en contra de una serie de condiciones que vulneran su dignidad, su cultura y su trabajo. Desde tiempos inmemoriales, su oficio ha consistido en utilizar su don y sus conocimientos para acompañar y ayudar a las mujeres a parir.

En el marco del Día Internacional de la Partera, parteras indígenas, yaquis, purépechas, tepehuanas, nahuas, huaves, mixes, zapotecas, tzotziles, tzeltales, tlapanecas, amuzgas, mixtecas y quichés se reunieron no sólo para celebrar, sino para expresar su voluntad de organizarse para enfrentar las fuertes amenazas que viven actualmente y que amenazan su futuro. Esta reunión fue auspiciada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y las organizaciones Nueve Lunas, S.C., y Kinal Anzetik, y se llevó a cabo en el Museo Nacional de la Ciudad de México, los días 5 y 6 de mayo.

Las parteras son poseedoras de conocimientos ancestrales transmitidos por vía matrilineal, de generación en generación, enraizados en sus territorios y en su cultura. Estas prácticas han ido perdiendo terreno progresivamente ante los embates de un sistema patriarcal dominante y un sistema médico hegemónico que las discrimina, las margina e incluso ha llegado al extremo de prohibirles la práctica de su oficio, vulnerando de este modo los derechos culturales de los pueblos originarios y el derecho a decidir de las mujeres que desean ser atendidas por ellas durante su embarazo y parto.

La decisión de formar un movimiento para hacer frente a dicho sistema y defender la partería tradicional ha dado un paso significativo con la formación del Consejo Nacional de Abuelas Parteras Guardianas del Saber Ancestral; hecho que tuvo lugar el pasado mes de enero en Oaxaca.

“Chuyita”, partera yaqui, líder y representante del Consejo, hizo un llamado para que todas las parteras fuertes y valientes se integren. Sostuvo que es importante estar unidas porque este movimiento es una fuerza viva que emana de la partería tradicional y señaló: “Yo soy representante del consejo, en mi comunidad me están apoyando tres abuelas ancianas yaqui, nos hace bien estar unidas con las parteras del resto del país”.

A su vez, la partera purépecha, Virginia, alzó la voz para denunciar que las agresiones contra la partería son reflejo de la amenaza que viven las comunidades indígenas, sus territorios, sus usos y costumbres y su sabiduría ancestral. Las parteras del consejo dijeron estar dispuestas a apoyar a las jóvenes aprendices en su proceso de ser parteras.

El conocimiento vive en el corazón, las manos y el cuerpo de las parteras, no está escrito en un papel o en un libro, no hay un instructivo de cómo ser una partera, éste es un don. Este conocimiento que se hereda de partera a aprendiz con el trabajo esmerado del acompañamiento, la humildad y, por supuesto, la voluntad de apoyar a otras mujeres, es un servicio que requiere mucha entrega, y por ello este conocimiento debe ser transmitido con amor y responsabilidad.

Las parteras coincidieron en que es necesario cuidar y proteger el conocimiento de la partería; denunciaron que han sufrido experiencias que les “apachurran el corazón”, como el continuo robo de sus conocimientos, y el hecho de que, muchas veces, cuando comparten sus conocimientos con otras personas, que se ganan su confianza con engaños, éstas los han comercializado irresponsablemente y los vuelven una mercancía, reproduciendo sus prácticas fuera de su contexto original, banalizando así la cultura y la espiritualidad que las envuelve y les da significado en sus contextos originales.

Una de las grandes virtudes de la partería tradicional es que siempre se reconoce y honra el linaje de donde proviene cada conocimiento; se honra y respeta a las abuelas; se les piden sus consejos así como su autorización y se asegura que se mantengan en contacto con las aprendices para que, de este modo, las abuelas sepan y apoyen a las jóvenes que están desarrollando sus prácticas.

Durante la reunión en Oaxaca, en enero de este año, se integró el consejo impulsor de parteras tradicionales y se formuló un trascendental pronunciamiento en el que comunican con claridad su posicionamiento espiritual, cultural y político, el cual reproducimos a continuación:

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *