La pareja

Claudia Soriano Segoviano. Psicoterapeuta Gestalt y psicocorporal.

Facebook: Psicoterapeuta Claudia Soriano Segoviano

Email: [email protected]

 

 

La pareja

“Cuando alguien te muestra quién es de verdad, confía”.

Maya Angelou

 

 

Son muchos y muy diversos los motivos por los que las personas acuden a terapia. Sin embargo uno de los más frecuentes (por no decir el más frecuente), es el de los conflictos en las relaciones de pareja, sea que los estén viviendo, o sea porque dejaron llegar las cosas demasiado lejos sin atenderlos, y entonces la relación ha terminado rompiéndose.

En mi experiencia profesional, he llegado a la conclusión de que uno de los pilares básicos en una relación de pareja es la aceptación, aceptar al otro tal y como es y no como quisiéramos que fuera. Esto es fundamental debido a que ¿cómo vamos a respetar a alguien a quien no aceptamos?

Sin embargo es muy frecuente que nos vamos creando expectativas sobre lo que esperamos de la otra persona, y al no verlas cumplidas nos frustramos y nos resentimos, debido a que ese otro no nos da lo que queremos.

Buscamos que esa otra o ese otro nos resuelva la vida, nos haga felices, e incluso nos salve hasta de nosotros mismos.

Otro pilar fundamental para una sana relación de pareja es la comunicación, saber escuchar y utilizar formas asertivas de expresarnos. Sucede que muchas veces oímos al otro sin escucharlo, y esto es porque en nuestro pensamiento está presente el querer imponer nuestro criterio; no escuchamos porque ya estamos pensando en lo que vamos a responder, como si se tratara de una competencia en la que lo que importa es ganar a cualquier precio. Perdemos de vista que la pareja es el aliado y no el enemigo del cual tenemos que cuidarnos y defendernos.

Para que exista una verdadera comunicación con la otra, con el otro, es vital que predomine el diálogo, además tener una auténtica disposición de escuchar, para que así, conociendo lo que nuestra pareja está sintiendo, pensando y viviendo, podamos ser capaces de llegar a acuerdos en común.

De igual manera es importante que nosotros expresemos lo que pensamos y sentimos, pidiendo de ser necesario, ser escuchados, ya que de no sentirlo muy probablemente terminaremos por no hablar, cerrando así cualquier posibilidad de comunicación.

Hace unos meses tuve la oportunidad de ir a la presentación del libro “El buen amor en la pareja” escrito por Joan Garriga, un psicoterapeuta a quien aprecio y admiro. En su libro, Joan habla de varios aspectos importantes para vivir una sana y equilibrada relación de pareja, y uno de ellos tiene que ver con el dar y recibir (tomar).

Joan utiliza el verbo tomar en lugar del de recibir, ya que como el mismo lo explica “uso expresamente el verbo tomar porque sugiere acción, y no el verbo recibir, que evoca pasividad”.

Esto es importante en el intercambio que se da en una relación entre dar y tomar, y es otro de los pilares para el buen funcionamiento de la pareja. Es importante el equilibrio entre lo que damos y lo que tomamos, ya que los problemas surgen cuando se establece una lucha de poder para ver quién de los dos pone qué o da más.

Esto de manera inevitable lleva a los miembros de la pareja a una constante comparación y a la consecuente recriminación (sea explícita o no). Las relaciones saludables se basan en lo que cada quien aporta, más que en las demandas y exigencias de cada uno.

Es necesario que exista una reciprocidad entre el dar y el tomar. Si un miembro de la pareja siempre da y el otro siempre toma sin dar, surge un desequilibrio en el que la parte que da sin recibir, termina cansada y resentida.

Joan dice que: “Demasiadas relaciones se estropean y rompen porque quien se siente deudor vive con incomodidad su deuda, que muchas veces le hace sentirse pequeño y dependiente; y quien se siente acreedor también lo vive con incomodidad, pues le hace sentirse grande y con derechos. Deudor y acreedor, si no encuentran un modo de compensar y equilibrar su vínculo, dejan de poder mirarse confiadamente a los ojos”.

Es importante tener en cuenta que las personas no damos de la misma forma, y que no todos tenemos la misma capacidad de tomar (recibir). Poder ver esto de una manera objetiva en nuestras relaciones y ser capaces de hablarlo con la intención de equilibrar, realmente puede llevar la relación a otro nivel de comprensión y entendimiento que fortalece y ayuda al crecimiento de quienes la conforman.

Dar lo mejor de nosotros en vez de exigírselo al otro, estar receptivos y en lugar de estar cuestionándonos si nos quieren, enfocarnos en nuestra propia capacidad de dar y de amar. Esto con seguridad mejorará significativamente tu relación de pareja, y recuerda que el otro es tu aliado y no tu enemigo.

Si estás viviendo dificultades en tu relación de pareja y quisieras trabajar en ellas, mándame un mensaje de whatsapp al 5522558651 para platicar y hacer una cita

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *