Las campañas: énfasis y ausencias (Margensur)

Las campañas: énfasis y ausencias (Margensur)

Alejandro Saldaña Rosas

Sociólogo. Profesor Investigador de la Universidad Veracruzana

Twitter: @alesal3 / Facebook: Alejandro Saldaña

 

 

 

Las campañas: énfasis y ausencias

 

 

 

Las campañas electorales han dado inicio y con ello las propuestas incluso en fotocopia, las exageraciones sin rubor, las críticas en murmullo, los discursos rimbombantes y las promesas de ocasión. También ha iniciado la guerra sucia, las diatribas, las denostaciones, la esquematización como estrategia, el vituperio como recurso para ganar votos a cuenta de perder conciencias, la mentira como justificación de la ley no nata, la estridencia que concita aplausos de payaso inflado de las nalgas.

Nuestra democracia no es el aplauso que suena, sino el interludio antes del choque de las manos: una democracia que se aproxima, una democracia a punto o apenitas, una democracia entre paréntesis, digamos… unas manos a punto de encontrarse para resonar juntas y no soltarse. Nuestra democracia está a punto del aplauso en estruendo, o del socavado intento que provoca un dislate inmerecido.

Las campañas electorales han dado inicio y con ello el beneplácito para la mentira, la calumnia, las ausencias y el silencio. Porque la propaganda electoral hay que leerla no sólo por lo que dice, sino sobre todo por lo que silencia. Nuestra democracia no es el aplauso que suena, sino el interludio antes del choque de las manos: una democracia que se aproxima, una democracia a punto o apenitas, una democracia entre paréntesis digamos.

Que cada quien se haga cargo del peso –o la liviandad- de su voto. Que cada quien se haga cargo del peso de las propuestas de su candidato(a) y de los énfasis –y las ausencias- en su programa de gobierno. Que cada quién se haga cargo de la brillantez de las propuestas –o no- de su candidata(o), aunque no haya tenido cupo en las boletas para la elección.

Y que cada partido y/o coalición se haga cargo de las carencias en sus propuestas de campaña para que el candidato(a) pague la consecuencia en cuota en votos y en capacidad de gobernar. De eso trata la democracia, al menos formalmente. Los votos no se consiguen solo por las propuestas, sino también por los silencios y las carencias en las propuestas y las proyecciones. En este sentido y valga la imagen, el voto no es el paréntesis de manos, sino el aplauso al menos una vez de voluntades que se juntan.

En esta tesitura, propongo colocar la mirada no tanto en las propuestas (analizarlas es imprescindible) sino en las ausencias. No propongo ni sugiero votar a favor ni en contra de alguien, simplemente llamo a considerar las propuestas que a mi juicio deberían estar presentes en la plataforma política de todo candidato o candidato, independientemente del cargo al que aspira a través del voto. En otras palabras: invito a considerar en detalles las propuestas y las ausencias de las campañas en curso.

La lista de pendientes puede ser extensa, casi al infinito, pero por limitaciones de espacio enfatizo solo en las siguientes, referidas a Xalapa y su zona conurbada: 1) las y los desparecidos; 2) la economía informal; 3) el medio ambiente.

a) Las y los desaparecidos. Imposible pensar en una opción de gobierno que eluda a las y los miles de desaparecidos en el país. Imposible pretender gobernar este país eludiendo la responsabilidad del Estado para con los colectivos de familiares de desparecidos. Complejo por cuanto a sus implicaciones emocionales, jurídicas, éticas, políticas y electorales, las y los desaparecidos son tema ausente en la agenda de quién aspira a gobernar, tal vez salvo en la de AMLO de acuerdo a la información disponible: https://aristeguinoticias.com/2603/mexico/fuera-de-amlo-ningun-candidato-habla-de-las-victimas-javier-sicilia/. Pero más allá de las –aún insuficientes- indagatorias está pendiente la atención a los familiares de los desparecidos, en varios niveles o planos: legal, económico, político, emocional. Sin cabal justicia (¿puede ser de otra forma?) para las familias víctimas de la inseguridad y la violencia, no hay posibilidad alguna de proyecto de país: el Estado debe hacerse responsable de las miles de víctimas en su atención jurídica, económica, emocional, psíquica, de integración social. En esta tesitura es imprescindible exigir que los candidatos se pronuncien no sólo sobre lo que harán, sino sobre lo que han hecho en torno a los y las desparecidos y sus familias. Por supuesto que al alero de los y las desaparecidos pulsan las preguntas en torno a los cientos de miles de asesinados, torturados en los últimos 20 años cuando menos.

Las preguntas clave son: ¿Dónde están los desaparecidos? ¿Cuáles son los programas de apoyo a sus familiares? ¿Cuáles son los artículos de leyes y reglamentos que amparan la búsqueda de los desaparecidos? ¿Cuáles son las acciones de gobierno? ¿Cuál es la agenda? ¿Quiénes participan?

b) Por otra parte, en México la economía informal representa aproximadamente el 60% de la PEA (Población Económicamente Activa). Esto significa que vivimos más de la economía cerrada, la especulación y las operaciones al margen de las instituciones, que de los procesos productivos y comerciales acordes a las leyes de la oferta y la demanda y de las expectativas de la innovación.

Aunque tenemos el potencial, las capacidades intelectuales, la plataforma institucional y las estructuras organizacionales, no hemos sabido ni podido detonar nuestras capacidades de innovación. ¿Por qué? ¿Qué dicen las agendas de la y los candidatos al respecto? ¿Cuáles son los efectos de la reforma laboral en los y las trabajadores de México? ¿Cómo incide la reforma hacendaria en la ampliación de nuestros márgenes de innovación? ¿Cómo podemos contribuir a que los microempresarios trabajen dentro de los márgenes de la ley y con perspectiva de crecimiento? ¿Por qué siendo una economía tan grande somos tan pequeños? ¿Por qué somos pobres?

c) Un tercer eje a mi juicio imprescindible es la agenda de medio ambiente. Es imposible gobernar con democracia sin atender como prioridad los temas que nutren la agenda del medio ambiente, la ecología y la sustentabilidad. Pese a la robusta legislación en materia de protección al medio ambiente, nuestro país es cada más pobre: perdemos ríos, manglares, costas, bosques, especies animales y vegetales a un ritmo de furia enloquecida. ¿Qué dicen al respecto los y la candidatos? ¿Cuáles son sus propuestas? ¿Cuáles sus sanciones? ¿Están de acuerdo en privatizar el agua? ¿Las playas?

En breve, resumo mis inquietudes con respecto a las propuestas de los candidatos y la candidata en tres ejes temáticos, que a mi juicio requieren respuestas amplias:

a) Política de Estado en cuanto a las los desaparecidos.

b) Política de Estado relacionada a la economía informal y sus alternativas.

c) Política en materia de medio ambiente y sustentabilidad.

Por supuesto que hay muchos temas más, pero para contribuir al debate considero que los tres antes mencionados son suficientes. Se trata tan solo de un ejercicio de énfasis y ausencias.

Related posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *