¡Pobre país! Votar o no votar, el dilema

¡Pobre país! Votar o no votar, el dilema

J. Jesús Esquivel

Corresponsal de la revista Proceso en Washington

@JJesusEsquivel

 

 

 

 

 

¡Pobre país! Votar o no votar, el dilema 

 

 

Washington – Estoy ante la urna y no sé qué hacer, siento la necesidad cívica de contribuir con el proceso democrático, me siento burlado, traicionado… usado. Nadie de ellos me conoce, yo sí los conozco a ellos.

Siento que mi voto contribuirá a sus marrullerías. No quiero ser cómplice. Carezco de alternativas. Es un callejón sin salida.

Las cartas de la baraja están marcadas. Nadie me apunta con un arma en la espalda. ¿Tengo o debo elegir una de las opciones? ¡Vaya dilema! No, definitivamente no apoyaré al que representa la continuidad de la corrupción, el abuso gubernamental y la impunidad. Me ofende que hable como si él no fuera parte de ese sistema que saqueó y empobreció más nuestro país.

Si no fue parte, como él dice, por qué entonces no renuncio al sistema o lo denuncio cuando estaba dentro. ¿Apenas se dio cuenta de algo que era obvio desde hace décadas para toda la nación? ¿Por qué condona y perdona a Rosario, a Luis, a Javier, a César y a otros tantos ladrones de su partido aunque no tengan credencial de afiliación a este?

De que me sirve que su mujer vaya a pie al supermercado, así como lo hace mi madre, mi hermana, mi tía o mi vecina. No le veo ningún mérito a eso.

El otro es joven y ambicioso como todo político. Se proclama perseguido del sistema y tal vez lo es. Desde Los Pinos y desde todos los secuaces del presidente, de su partido se puede esperar cualquier cosa.

Este joven no es un mártir como se quiere mostrar, contribuyó con el gobierno que ahora denuncia, fue su socio de ocasión por conveniencia. No se me olvida el Pacto por México, él ya lo borró de su memoria.

Que rabia que el gobierno federal en turno utilice a las instituciones del Estado como artillería para su guerra perdida. Si el joven no debe nada ni tiene nada que ocultar ¿por qué no lo demuestra?

Hay tantas empresas fantasmas en el país, que México parece ser la nación de las ánimas corruptas y rateras, ser funcionario público mexicano es sinónimo de ladrón.

A Juan Escutia, en caso de ser cierto el mito que nos narraron en los libros de la historia, – es el colmo, ya no creo en nada, dudo de todo, culpa de ellos – le creo que se desgarró las vestiduras y prefirió tirarse al vacío en Chapultepec con la bandera enredada en el pecho.

No me basta un video en las escalinatas de la PGR para ganarse mi voto.

Qué decir del tres veces candidato a la presidencia de la República mexicana, fue mi opción en la primera contienda, la que le robaron; ahora ya no lo es. ¿De qué me vio la cara cuando decidió darle fuero a un sindicalista que se volvió millonario a expensas de los humildes y siempre explotados mineros?

Soy agnóstico, no creo en los redentores populistas.

El tres veces candidato suena muy de derecha. En realidad, en estas elecciones no existe centro, derecha ni izquierda, son más bien una brújula descompuesta que nos lleva al naufragio.

¡Qué pena me dan estos candidatos!

Los otros, los independientes ni existen. Son igual o peores que los tres de adelante, son lobos disfrazados de ovejas. Con ellos sí es echar a perder el sagrado derecho al voto.

Mis ideales que se forjaron en mi etapa de estudiante y de adulto, a estos candidatos les importa un bledo, a todos, sin excepción.

Me dan asco sus arreglos, asociaciones, coaliciones, frentes o arreglos partidistas, son prueba viviente de que los únicos intereses que les preocupan son los propios.

Esta urna es más bien una fosa séptica.

¡Pobre país!

Related posts

6 Comments

  1. Jorge Aguirre Hervis

    ¡ Pues sí, estamos muy lejos de concebir el cambio porque cada mexicano en su entorno más íntimo, ahí en su aparente soledad con la familia, como un auténtico líder que dirige por el camino del bien común a su familia, tendría que estar organizando su comunidad, pensar y actuar para el servicio de la Comunidad a la cual pertenecemos y todos juntos, como una misma familia., ser corresponsables con los casos honrosos de Representación Soberana a los distintos niveles : Municipales, Estatales o Federal, para decidir un rumbo con plena certidumbre y sin retrocesos en el incesante proceso de desarrollo social e integral.Necesitamos reacudir al encuentro de nuestra propia identidad como seres humanos dignos, Pueblos y una Nación Soberana !l

    Contestar
    1. Jorge Aguirre Hervis

      ¡ Pues sí, estamos muy lejos de concebir el cambio porque cada mexicano en su entorno más íntimo, ahí en su aparente soledad con la familia, como un auténtico líder que dirige por el camino del bien común a su familia, tendría que estar organizando su comunidad, pensar y actuar para el servicio de la Comunidad a la cual pertenecemos y todos juntos, como una misma familia., ser corresponsables con los casos honrosos de Representación Soberana a los distintos niveles : Municipales, Estatales o Federal, para decidir un rumbo con plena certidumbre y sin retrocesos en el incesante proceso de desarrollo social e integral.Necesitamos reacudir al encuentro de nuestra propia identidad como seres humanos dignos, Pueblos y una Nación Soberana !l
      ¡ Este es el verdadero sentido del voto, no es solo por quien votamos porque aunque sea el mejor elemento, podría morir o que el sistema establecido lo ejecute ! ¡ Sólo en este sentido somos invencibles, aquí no tenemos enemigos! Hay que arrasar con esta indeclinable y firme idea para la Histórica elección del Domingo 31 de Julio de 2018 !

      Contestar
  2. Ammerive

    Pobre México con estos opinadores que no distinguen la fruta sana de la podrida, todos con AMLO 2018, por cierto gracias a todos los que apoyaron a Calderón y a los que promovieron el voto nulo nuestro país es un cementerio allá ustedes con su conciencia son tan culpables de la situación actual como los prianistas

    Contestar
  3. América Bañuelos

    Propón algo y deja de lamentarte y quejarte, tu problema es que sigues pensando que con unas elecciones se van a resolver los problemas del país.

    Contestar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *